Skip to Main Content

++

Ecosistemas

++

El ecosistema se define como una unidad estructural, funcional, básica y de organización en donde interactúan los componentes bióticos (microorganismos, plantas, animales, humanos) y las variables abióticas (energía, agua, suelos, nutrientes, aire) de un área determinada.1 Tal relación se lleva a cabo mediante procesos como la depredación, parasitismo, competencia y simbiosis, para finalmente desintegrarse y volver a ser parte del ciclo de energía y de nutrientes. Las especies del ecosistema, incluyendo bacterias, hongos, plantas y animales dependen unas de otras. Las relaciones entre las especies y su medio resultan en el flujo de materia y energía del ecosistema.2 Los servicios que proporcionan los ecosistemas son el fundamento último de la vida y la salud, a pesar de que en las sociedades modernas esta dependencia fundamental puede ser indirecta, desplazada en el espacio y el tiempo, y por tanto poco reconocida. Entre los más importantes se reconocen el control del ciclo hidrológico, que incluye la reducción de la probabilidad de serias inundaciones y sequías; mejoramiento de la calidad del agua; mantenimiento de la calidad del aire (que ayuda a regular el clima); conservación de suelos fértiles; polinización de diversos cultivos; protección de zonas costeras que dan origen y conservan los sistemas de arrecifes de coral y dunas; control de parásitos de cultivos y vectores de enfermedades; disponibilidad de alimentos de origen animal y vegetal provenientes de ecosistemas terrestres y acuáticos, así como el mantenimiento de la biodiversidad de un país o región que son fuente de alimentos, medicinas o productos industriales.3

++

Durante siglos, la sociedad humana no dio la importancia suficiente a los ecosistemas y a los servicios que éstos proporcionan, puesto que se percibían como inagotables; sin embargo, en los últimos años dicha percepción ha cambiado, ya que actualmente se reconoce la importancia de protegerlos y conservarlos para asegurar la supervivencia de la humanidad. En la actualidad se reconoce que es importante protegerlos y conservarlos para asegurar su mantenimiento y en última instancia, la supervivencia de la humanidad. Estas relaciones, si bien se pueden ver distantes y complejas, al enfocarse en la salud ambiental es necesario abrir este enfoque a los ecosistemas que rodean a las poblaciones humanas, para identificar aquellos elementos que tienen influencia en su salud (a corto, mediano y largo plazos), muchos de los cuales están interrelacionados. Los problemas ambientales y las percepciones respecto a sus efectos en la salud han cambiado a lo largo de las últimas décadas. Cerca de 40 años atrás, las principales preocupaciones de la salud ambiental se relacionaban con la degradación ambiental localizada, como en el caso de la contaminación del aire y del agua; ahora el cambio ambiental global genera además de dichos riesgos y efectos (denominar dos riesgos ambientales tradicionales), un mayor número de efectos en la salud humana que se describirán más adelante.

++

Es preciso reconocer que la salud humana se ve también impactada por presiones en los ecosistemas que van de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.