Skip to Main Content

++

Nota

+
++

* Conferencia Magistral pronunciada por el Dr. Ramón de la Fuente Muñiz, quien en ese momento fungía como Profesor Titular del Curso de Posgrado, a los alumnos de primer ingreso en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, el 21 de agosto de 2003.

++

Introducción

++

Los problemas éticos de la medicina contemporánea, relacionados con los avances tecnológicos y los cambios en la sociedad y en la cultura, han atraído el interés de los filósofos, los teólogos, los abogados y, por supuesto, los médicos.

++

En efecto, en el lapso de mi vida profesional, la medicina ha experimentado cambios más extensos y profundos que en cualquier otra época de su historia. En el cuidado de la salud, el péndulo ha oscilado de lo individual a lo social; del énfasis en la curación al énfasis en la prevención; del ciudadano y de la comunidad como sujetos pasivos, a su participación activa; del trabajo individual al trabajo en equipo, y de la gran autonomía del médico, a su sujeción a las normas establecidas por las instituciones en las que desempeña sus tareas.

++

Por otra parte, los avances técnicos de la medicina han incrementado grandemente el poder de los médicos y hoy sus decisiones tienen sobre la vida de las personas mayores consecuencias que en el pasado. Además, la relación del médico con los enfermos, en los diversos escenarios en que ocurren los actos médicos, experimenta también cambios irreversibles. Uno de estos cambios es que tanto los médicos como los enfermos han perdido la libertad de escoger. Algunos sostienen que sin el ejercicio de esta libertad, las bases de la relación se alteran en forma sustancial.

++

Los médicos confrontamos hoy en día nuevos problemas, y también viejos problemas en circunstancias nuevas. Menciono sólo algunos: las intervenciones médicas relacionadas con la iniciación, la prolongación y la interrupción de la vida; procedimientos de diagnóstico y tratamientos más eficaces y también más peligrosos; el uso de fármacos que alteran la conciencia, el humor y la conducta; las implicaciones de la experimentación clínica en seres humanos, etcétera. Estos cambios y las demandas que se generan en el seno de la sociedad, han afectado profundamente la práctica de la medicina y hacen necesario que revisemos críticamente sus metas y los valores que la rigen.

++

Esta disposición reflexiva es tanto más urgente cuanto que en la sociedad pluralista y consensual, los valores tradicionales de la medicina han perdido la fuerza normativa que tuvieron en la sociedad más homogénea y autoritaria del pasado, y algunos principios éticos considerados inmutables, hoy en día son cuestionados. Ejemplos de ese cuestionamiento son las diferencias de opinión acerca de algunas conductas médicas, tales como las relacionadas con la gestación y la prolongación de la vida.

++

Una crítica que frecuentemente se hace a la medicina, es que como consecuencia del énfasis ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.