Skip to Main Content

++

Introducción

++

Inicio y evolución de la psicofarmacología moderna

++

Entre los grandes avances de la medicina contemporánea, al tratamiento farmacológico de las enfermedades mentales se le considera como uno de los más prominentes. Contar ahora con medicamentos que pueden modificar la conducta, la cognición y las emociones, le ha permitido al médico resolver condiciones que hasta hace no mucho tiempo eran impensables de solucionar. Además, el uso actual de los psicofármacos se ha extendido de manera ostensible a otros campos de la medicina. Hoy en día es frecuente encontrar que medicamentos como los ansiolíticos y los antidepresivos se prescriban acertadamente y con éxito tanto por médicos de primer contacto como por especialistas de diversas ramas médicas. Esto se debe en buena medida a la aceptación y aplicación del concepto unitario biopsicosocial en el enfoque de casi todas las enfermedades y a que ahora hay psicofármacos más eficaces y seguros que antes. Está comprobado que, por una parte, la pérdida de la salud es una situación que genera temor y ansiedad en muchos individuos; enfrentarse a la enfermedad significa para muchos atravesar por un proceso de adaptación que no en pocas ocasiones genera síntomas emocionales. Estas reacciones son más claras, sobre todo en las enfermedades crónico-degenerativas, en las que cursan con dolor crónico e incapacidad y en las que los enfermos se enfrentan a un riesgo elevado de morir. Por otra parte, en la actualidad es insostenible dudar que el organismo sea una unidad integral, y que muchas de las enfermedades mentales generan alteraciones en otros órganos del cuerpo y que a su vez, muchas alteraciones primarias de estos órganos pueden tener repercusiones patológicas sobre las funciones mentales. Por tanto, es primordial que no sólo el especialista en enfermedades mentales, sino todo médico, conozca los principios fundamentales para el uso racional de los diferentes psicofármacos a los que ahora tenemos acceso.

++

El inicio de la era moderna de la psicofarmacología se puede situar a partir de la segunda mitad del siglo XX. Durante la década de 1950-1959, la psiquiatría empezó a experimentar un proceso de metamorfosis. El descubrimiento de fármacos capaces de atenuar los síntomas de ansiedad, depresión y de las manifestaciones psicóticas, sentó las bases para retornar a la conceptualización biológica de las enfermedades mentales y para abandonar los postulados psicoanalíticos que habían sido hasta entonces el eje teórico principal para comprenderlas. Este cambio progresivo se consolidó en el curso de los siguientes 20 años cuando surgió una nueva generación de psicofármacos producto de la investigación básica y clínica moderna, lo cual permitió mejorar su eficacia, su tolerabilidad y seguridad. Los psicofármacos, cuando se utilizan justificada y racionalmente, son un arma al servicio de la clínica que puede resolver problemas y mejorar la calidad de vida de muchos pacientes. Sin embargo, su uso irracional y sin bases que lo fundamenten puede generar riesgos y complicaciones.1

++

En este capítulo se abordan los conceptos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.