Skip to Main Content

++

Introducción

++
++

La calidad de la atención médica deriva de preguntas básicas inherentes a la naturaleza misma de la Medicina. Desde una perspectiva social, algunas de estas interrogantes resultan fundamentales para la justificación de la práctica médica, por ejemplo: ¿en qué grado la atención en materia de salud es útil para la población que la recibe?, ¿en qué medida la atención médica en su conjunto hace más bien que mal?, ¿cuál es el grado de calidad que prestan los servicios de salud en México? Durante las últimas décadas, la calidad de la atención ha alcanzado un desarrollo tal que a la fecha puede describirse y cuantificarse, aun cuando los resultados obtenidos con dicha evaluación deban interpretarse con cautela, cuando menos en algunos casos.

++

La importancia de este aspecto de la práctica médica ha sido resaltada por Arnold Relman, editor de la revista médica New England Journal of Medicine, quien ha denominado a este esfuerzo por evaluar la calidad de la atención, una tercera revolución en la atención médica.

++

Parte de la preocupación por evaluar la calidad de la atención se relaciona con los crecientes costos que se derivan de proporcionar servicios, los cuales, a su vez, no necesariamente impactan en una mejoría clara en el estado de salud de la población. En consecuencia, por ejemplo, en 1989 se gastaron 600 mil millones de dólares en Estados Unidos para la atención de la salud, lo que representó 11% del producto interno bruto de ese país; esta cifra significa 2.8 veces más de lo que se invirtió en la Gran Bretaña. Aparentemente, sin embargo, los resultados en cuanto a la salud de la población en ambas naciones son similares.

++

Por otra parte, la tasa de mortalidad infantil y la esperanza de vida en Estados Unidos son iguales a las que se observan en países con un gasto mucho menor en el área de salud, como es el caso de Australia, Austria, Italia, Noruega, Suecia y Holanda.

++

Se han descrito dos acepciones de la palabra calidad relacionadas con el tema que aquí se trata: por una parte, “calidad” es una característica o propiedad de un objeto y, por otra, se refiere a tener superioridad de cierto tipo. Derivado de esto, el término enfatiza dos cosas, ya sea la preferencia por un objeto o el valor que se le asigna al mismo. Se ha establecido una cierta discusión sobre si la calidad debe considerarse en el sentido metafísico, ya mencionado (Donabedian afirma que la calidad es una propiedad que puede existir en grados variables), o bien si ha de dársele un sentido preferencial, como se describe en la segunda acepción, es decir, la del valor.

++

A partir de un enfoque clínico, sin embargo, los dos principales objetivos al evaluar la calidad de la atención ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.