Skip to Main Content

++

Nota

+
++

Nota. Este capítulo incluye una sección de Casos clínicos, así como una de Autoevaluación. Ambas se encuentran disponibles para el lector en el Centro de Aprendizaje en línea (On-line Center) vinculado con esta obra. La dirección de acceso está en la cuarta de forros de este libro.

++

Introducción

++

Los parásitos llegan al pulmón y tracto respiratorio por vía sanguínea, linfática o por vía aérea. Algunos pasan al pulmón desde el abdomen a través del diafragma. Los parásitos están temporalmente en el pulmón, o bien permanecen en éste; por lo general los parásitos pulmonares originan síntomas y signos variables no específicos, que pueden simular otras patologías obligando al médico a extremar sus habilidades y solicitar diferentes exámenes para llegar al diagnóstico.

++

Protozoos

++

Amebiasis

++

La amebiasis secundaria o extraintestinal la mayoría de las veces se localiza en el hígado y le sigue después la ubicación pleuropulmonar; esto se origina por una propagación de un “absceso hepático” amebiano, pero también existe la colonización directa del pulmón vía hematógena sin localización hepática. En la amebiasis pulmonar consecutiva a la propagación de un “absceso hepático”, a través del diafragma el paciente presenta dolor intenso y permanente en la base del hemitórax derecho por compromiso de la pleura diafragmática y tos seca. Si el proceso se abre a bronquios se origina una fístula hepatobronquial produciendo una expectoración achocolatada muy sugerente de la etiología, diarrea persistente y el síndrome de “absceso hepático”. Cuando la lesión pulmonar es por vía hematógena —no por contigüidad—, no existe compromiso hepático ni pleural.8,11,13

++

En ocasiones el “absceso hepático” amebiano provoca una pleuritis diafragmática, originando un derrame pleural derecho con líquido serosanguinolento, y si el absceso se rompe a pleura el líquido presenta un color achocolatado. El derrame serofibrinoso es la complicación más frecuente que habitualmente origina dolor irradiado al hombro, disnea y tos seca que exacerba el dolor. La radiografía de tórax confirma el derrame y la toracocentesis sus características. La rotura a bronquios le sigue en frecuencia provocando la vómica achocolatada que alivia los síntomas del “absceso hepático”. La radiografía de tórax demuestra una elevación del hemidiafragma derecho, que tiene menor movilidad, y opacidad de la base pulmonar homónima. Un 10 a 20% de los “abscesos hepáticos” amebianos originan rotura de la pleura, lo que provoca dolor torácico intenso, tos seca, disnea acentuada y un estado tóxico grave.

++

El diagnóstico se debe sospechar por los síntomas y signos mencionados, y se debe confirmar por reacciones inmunobiológicas que tienen una alta sensibilidad en las localizaciones extraintestinales de la amebiasis (ver capítulo 16, Amebiasis).

++

El hallazgo de trofozoítos de Entamoeba histolytica en la expectoración y líquido pleural es excepcional. En el último tiempo la reacción de polimerasa en cadena (PCR), que detecta DNA del parásito ha ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.