Skip to Main Content

++

Introducción

++

En 1894, F. Sanfelice, fundador del Istituto di Igiene de la Università di Cagliari en Italia, informó la presencia de una levadura encapsulada en el jugo fermentado de duraznos (melocotones); al año siguiente produjo en conejillos de Indias (cobayos, cuyos) de experimentación la enfermedad cerebral que origina ese hongo y lo llamó Saccharomyces neoformans. En Alemania, en 1894, Otto Emil Franz Ulrich Busse y, en 1895, Abraham Buschke, de manera independiente describieron el primer caso en humanos con lesiones cutáneas y óseas; el primero observó la levadura en una muestra de tejido tomada de una lesión seudosarcomatosa en la tibia de una mujer, y la llamó Saccharomyces. En 1896, Ferdinand Curtis, en Francia, comunicó un caso similar al aislar el microorganismo tras drenar un absceso inguinal en un paciente originario de Lille y logró producir lesiones tumorales en los pulmones, bazo y riñones de animales de experimentación; denominó al agente patógeno Saccharomyces subcutaneous tumefaciens. En 1901, Jean Paul Vuillemin clasificó la levadura aislada en estos pacientes en el género Cryptococcus al no encontrar en este hongo las ascosporas características propias del género Saccharomyces, además de que no observó fermentación de carbohidratos; llamó Cryptococcus hominis al hongo aislado por Busse, mientras que denominó Cryptococcus neoformans al hongo descubierto por Sanfelice.

++

Aunque se ha sugerido que Zenker estudió el primer caso de meningitis por Cryptococcus en 1861, no se obtuvo cultivo, por lo que este hecho se atribuye a David Paul von Hansemann, quien en 1905 observó a un sujeto que murió por meningitis y, en 1914, Verse reconoció la enfermedad in vivo en una mujer con leptomeningitis. En 1916, J. L. Stoddard y E. C. Cutler consideraron que la cápsula del Cryptococcus era una cavidad lítica provocada por digestión y llamaron al hongo Torula histolytica. Estos nombres crearon confusión, hasta que en 1950, Rhoda Benham, tras prolongados estudios con más de 40 cepas que incluían las originales de Sanfelice, Busse y Curtis, concluyó que sólo existe una especie patógena de Cryptococcus y propuso conservar el nombre propuesto por Vuillemin; 15 años antes, diferenció la blastomicosis europea (criptococosis) de la americana (figura 1-14). En 1950, E. E. Evans y colaboradores, en la University of Los Angeles, Los Ángeles CA, prosiguiendo con los estudios de Benham, encontraron diferencias serológicas en los aislados e identificaron tres serotipos: A, B y C. En 1951, Chester Wilson Emmons aisló C. neoformans del suelo y más tarde de nidos y excretas de palomas y de otras fuentes. En 1955, R. D. Baker y R. K. Haugen demostraron la presencia de la cápsula y, en 1962, F. Staib descubrió que C. neoformans producía colonias con pigmento café en un medio que contenía Guizotia abyssinica, y en 1970, J. Lodder y N. J. W. Kreger-van Rijestablecieron la prioridad del término C. neoformans y en ese mismo año, Gatti aisló en el líquido cefalorraquídeo de un niño de Zaire con meningoencefalitis una ...

¿Quiere acceso remoto para la suscripción de su institución?

Inicie sesión en su perfil MyAccess mientras está autenticado activamente en este sitio por medio de su institución (podrá verificar esto al ver la esquina superior derecha de la pantalla —si ve el nombre de su institución, está autenticado). Una vez que haya iniciado sesión en su perfil MyAccess, podrá acceder a la suscripción de su institución durante 90 días desde cualquier ubicación. Para mantener este acceso remoto, al menos una vez cada 90 días debe tener una sesión iniciada mientras está autenticado.

OK

Acerca de MyAccess

Si su institución está suscrita a este recurso, y usted no tiene una cuenta MyAccess, por favor consulte con el servicio de información de su biblioteca para obtener instrucciones sobre cómo acceder a este recurso fuera del campus.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.