Skip to Main Content

++

OBJETIVOS

++

Después de revisar este capítulo, el lector será capaz de:

++

  • Describir las principales funciones hepáticas con respecto al metabolismo, la desintoxicación y la excreción de sustancias hidrófobas.

  • Comprender la anatomía funcional del hígado y las disposiciones relativas de los hepatocitos, los colangiocitos, las células endoteliales y las células de Kupffer.

  • Definir las características de la circulación hepática y de qué manera contribuyen a las funciones hepáticas.

  • Identificar las proteínas plasmáticas sintetizadas en el hígado.

  • Describir la formación de bilis, sus componentes y la función que desempeña en la excreción de colesterol y bilirrubina.

  • Enunciar los mecanismos por los cuales el hígado contribuye a la homeostasis del amoniaco dentro del organismo y las consecuencias de la disfunción de estos mecanismos, sobre todo para la función cerebral.

  • Identificar los mecanismos que hacen posible el funcionamiento normal de la vesícula biliar y los fundamentos de la litiasis biliar.

++

INTRODUCCIÓN

++

El hígado es la glándula de mayor tamaño del organismo. Es esencial para la vida por cuanto lleva a cabo una vasta gama de funciones bioquímicas y metabólicas, entre ellas, eliminar del cuerpo las sustancias que podrían ser nocivas si se acumulasen y excretar los metabolitos de fármacos y sustancias. Es el primer órgano donde llega la mayoría de los nutrientes que se absorben a través de la pared intestinal; asimismo, abastece la mayoría de las proteínas plasmáticas y sintetiza la bilis que optimiza la absorción de lípidos y que también funciona como un líquido excretor. Por tanto, el hígado y el sistema biliar vinculado han desarrollado diversas características estructurales y fisiológicas, las cuales sustentan una amplio grupo de funciones decisivas.

++

HÍGADO

++

ANATOMÍA FUNCIONAL

++

Una función importante del hígado es hacer las veces de un filtro entre la sangre que proviene del sistema digestivo y la sangre del resto del organismo. La sangre derivada de los intestinos y de otras vísceras llega al hígado a través de la vena porta. Esta sangre se filtra en los sinusoides entre las láminas de las células hepáticas y acaba por drenar hacia las venas hepáticas, que desembocan en la vena cava inferior. Durante su paso a través de las láminas hepáticas, se experimentan considerables modificaciones clínicas. La bilis se forma en el otro lado de cada lámina. La bilis pasa al intestino a través del colédoco (fig. 28-1).

++
Figura 28-1

Esquema de la anatómica del hígado. Arriba: organización hepática. CV, vena central; PS, espacio portal que contiene ramas del conducto biliar (verde), vena porta (azul) y arteria hepática (rojo). Abajo: disposición de las láminas de células hepáticas, los sinusoides y los conductos biliares en un lóbulo hepático, que muestra el flujo centrípeto de la sangre en los sinusoides hacia la vena central y el flujo centrífugo de la bilis en los canalículos biliares hacia los conductos biliares. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.