Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Existen miles de libros acreditados en el área de la toxicología ambiental. Este capítulo no intenta hacer una cobertura exhaustiva, sino establecer algunos principios básicos, revisar de forma breve los carcinógenos y la quimioprevención, y a continuación enfocarse en la farmacoterapia de la intoxicación con metales pesados.

++

VALORACIÓN Y MANEJO DEL RIESGO AMBIENTAL

++

Cuando se valoran los riesgos de exposiciones ambientales a xenobióticos, deben considerarse las exposiciones de la población a tóxicos en dosis bajas durante tiempos prolongados. En consecuencia, debe concederse mucha atención al extremo final de la curva dosis-respuesta de experimentos basados en exposiciones crónicas. A diferencia de los fármacos, que se administran para tratar una enfermedad específica y tienen beneficios que compensan los riesgos, los tóxicos ambientales sólo son perjudiciales. Además, las exposiciones a tóxicos ambientales son casi siempre involuntarias, la gravedad de sus efectos es incierta y las personas están mucho menos dispuestas a aceptar sus riesgos concomitantes.

++

La epidemiología y la toxicología son dos disciplinas que pueden predecir los efectos tóxicos de las exposiciones ambientales. Los epidemiólogos revisan los efectos sobre la salud en seres humanos y aplican estadísticas para relacionar esos efectos con la exposición a un estrés ambiental como los tóxicos. Los toxicólogos realizan estudios de laboratorio con la finalidad de entender los mecanismos tóxicos potenciales de un producto químico y la probabilidad de que éste sea tóxico para los seres humanos. La información de ambas disciplinas se integra en una valoración del riesgo ambiental. La valoración del riesgo se utiliza para desarrollar leyes y regulaciones que limiten las exposiciones a tóxicos ambientales hasta un grado seguro.

++

ENFOQUES EPIDEMIOLÓGICOS PARA LA VALORACIÓN DEL RIESGO

++

Valorar las exposiciones humanas en relación con periodos largos e inferir conclusiones sobre los efectos de un tóxico simple sobre la salud representa grandes retos. Los epidemiólogos confían en biomarcadores para valorar el riesgo. Existen tres tipos de biomarcadores:

++

  • Los biomarcadores de exposición son medidas de los tóxicos o sus metabolitos en sangre, orina o cabello. Las concentraciones en sangre y orina miden las exposiciones recientes, mientras que las concentraciones en cabello cuantifican la exposición en periodos de meses. Un ejemplo de un biomarcador de exposición inusual es la medición fluorescente de rayos X de las concentraciones de plomo en huesos, que determina la exposición al plomo durante la vida de una persona.

  • Los biomarcadores de toxicidad se emplean para mensurar efectos tóxicos en un plano subclínico e incluyen la medición de enzimas hepáticas en suero, cambios en la cantidad o el contenido de la orina y el desempeño de la función neurológica o cognitiva en pruebas especializadas.

  • Los biomarcadores de susceptibilidad se usan para seleccionar a los individuos que son propensos a desarrollar toxicidad en respuesta a un producto químico particular. Los ejemplos incluyen los polimorfismos de nucleótidos simples en genes que metabolizan las enzimas que intervienen en la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.