Skip to Main Content

++

Introducción

++

El síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno funcional gastrointestinal prevalente a nivel mundial que impacta en la calidad de vida de los pacientes que la sufren, similar a lo que ocurre en enfermedades orgánicas, y produce altos costos a la sociedad en términos de gastos directos e indirectos. Hasta el momento se considera que su etiología es multifactorial y, por tanto, no existe un marcador biológico para diagnosticarla. Por lo anterior, el diagnóstico se basa en criterios clínicos, es decir, en un “diagnóstico positivo”. Los criterios clínicos más recientes son los de Roma III. Hasta ahora no existe un tratamiento universal y el que sí se implementa va dirigido al síntoma predominante y a la mejoría global de los síntomas.

++

Epidemiología

++

El SII es el más frecuente de los trastornos funcionales gastrointestinales, con una prevalencia mundial que va de 10 a 20%. Existen diferencias en los reportes de las prevalencias de los diferentes países que se deben a los diversos criterios diagnósticos utilizados (Manning, Roma I, Roma II, Roma III).4 En México, la prevalencia reportada es de 16.7% en población abierta, y hasta 35% entre voluntarios sanos.5,6 En la mayoría de los estudios publicados las mujeres son más afectadas en una relación de 2-3:1 con respecto a los varones; el grupo de edad más afectado corresponde a adultos jóvenes y la mayoría acude a consulta por primera vez durante su cuarta década de la vida.1-8 Por otra parte, si bien el SII no influye sobre la mortalidad, sí impacta de manera significativa sobre la calidad de vida de los pacientes que lo padecen, similar a lo que ocurre con enfermedades como la diabetes mellitus y la hepatitis crónica por virus C.9

++

El SII produce un alto costo a la sociedad en términos de ausentismo laboral, pérdida de la productividad (“presenteísmo”) y uso excesivo de recursos de salud como visitas médicas y estudios de laboratorio y gabinete, a pesar de que el diagnóstico se basa en criterios clínicos. Algunos investigadores consideran que si se aplicaran los lineamientos recomendados por los consensos internacionales, al menos en México, se lograría un ahorro económico que oscilaría entre 66 y 95 por ciento.10-12

++

Etiología

++

El SII es el resultado de una inadecuada interacción cerebrointestino que se produce por diversos factores (figura 28-1): genéticos, ambientales, psicológicos, alteraciones en la motilidad, hipersensibilidad visceral, factores dietéticos, respuesta inflamatoria persistente a infecciones gastrointestinales (inflamación de bajo grado), alteraciones en la microflora y sobrepoblación bacteriana (SPB). Ninguno de estos factores es universal, por lo cual la etiología es multifactorial y en la actualidad la investigación en esta materia continúa dando información al respecto.

++
Figura 28-1.

Modelo etiológico en SII. Los factores alejan el eje bidireccional cerebro-intestino.

Graphic Jump Location

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.