Skip to Main Content

++

Introducción

++

Se considera a la cirrosis hepática como una enfermedad crónica del hígado, definida anatómicamente por la presencia de daño celular, fibrosis y nódulos de regeneración. Estas lesiones abarcan todo el hígado, aunque no cada lóbulo; se acompañan de la presencia de puentes de tejido conjuntivo que unen las venas centrales y los espacios porta, con patrones de conexión espacio portal-espacio portal, espacio portal-vena central o vena central con vena central y que contienen anastomosis entre los sistemas vasculares aferentes y eferentes (figura 52-1).

++
Figura 52-1.

Diferentes patrones de progresión de fibrosis hepática.

Graphic Jump Location
++

El hígado cirrótico contiene hasta seis veces las cantidades normales de colágena. Se incrementan las colágenas de tipos I y III. La colágena de tipo I se localiza en los depósitos densos, en las tríadas portales y en las bandas gruesas de tejido fibroso. La colágena tipo III se detecta, sobre todo, en las fibras de reticulina. Todo esto condiciona la pérdida de la arquitectura normal del hígado (cuadro 52-1).

++

Son tres los mecanismos involucrados en el desarrollo de la cirrosis hepática:

  1. Muerte celular.

  2. Deposición de matriz extracelular aberrante (fibrosis).

  3. Reorganización vascular.

++

Debe señalarse que la arquitectura del hígado puede variar y que dentro del mismo hígado se pueden observar grados variables de regeneración. Los nódulos parenquimatosos creados por las bandas de fibrosis que entrecruzan el parénquima pueden variar en tamaño y constituirse en micronódulos (menos de 3 mm de diámetro) o macronódulos (3 mm a varios centímetros de diámetro).

++

Epidemiología

++

En México, en 2005, la cirrosis hepática era la tercera causa más común de mortalidad en hombres y la séptima en mujeres.1,2 Se ha descrito que la mortalidad por cirrosis hepática varía entre 11.6 a 47.4 por 100 000 habitantes, encontrándose la mayor mortalidad en el área central del país. El promedio de edad es de 50.3 + 12.0 años. En Estados Unidos la cirrosis hepática es la 12a causa de muerte, responsable de más de 27 000 muertes y de 421 000 hospitalizaciones anuales.3

++

Las causas más frecuentes de cirrosis hepática son las hepatitis virales crónicas, el consumo de alcohol, la esteatohepatitis no alcohólica, enfermedades autoinmunes y trastornos genéticos, como la deficiencia de alfa-1 antitripsina, la enfermedad de Wilson y la hemocromatosis.4 La seroprevalencia de las hepatitis en adultos mayores de 20 años en México, según datos de la Encuesta Nacional de Salud, es de 1.6% para hepatitis C, 0.2% para HbsAg y 4.1% para anti HVB.5

++

En aquellos pacientes, cuya etiología es el alcohol, la duración de ingesta de alcohol es de 23.7 + 11.9 años, destacando que la edad de inicio de consumo de alcohol en las mujeres es de 27-3 años y de 18-0.5 años en hombres. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.