Skip to Main Content

++

Introducción

++

El desarrollo del riñón ocurre al mismo tiempo que la morfogénesis de la gónada, en este proceso participa el mesodermo intermedio (figura 19-1A). Durante el plegamiento horizontal del embrión, el mesodermo intermedio pierde su conexión con los somitas y el mesodermo lateral para formar una elevación longitudinal bilateral llamada reborde urogenital que se encuentra a los lados de la línea media extendiéndose desde la futura región cervical hasta la región pélvica en desarrollo (figura 19-1B).

++
Figura 19-1.

A) Esquema transversal de un embrión durante la tercera semana que muestra la relación del mesodermo intermedio con el mesodermo somítico y mesodermo lateral. B) Esquema sagital de un embrión durante la cuarta semana donde se muestra la formación del reborde urogenital.

Graphic Jump Location
++

Mediante la expresión del gen supresor del tumor de Wilms 1 (WT1) y del gen DAX1, el reborde urogenital se subdivide longitudinalmente en dos regiones: el reborde gonadal, localizado hacia la región medial a los lados de la aorta y el cordón nefrógeno situado lateralmente (figura 19-2).

++
Figura 19-2.

Esquema transversal de un embrión durante la cuarta semana que muestra la subdivisión del reborde urogenital.

Graphic Jump Location
++

La morfogénesis renal se lleva a cabo en el cordón nefrógeno en el cual se forman tres sistemas renales en dirección cráneo-caudal, dichos sistemas son los llamados pronefros, mesonefros y metanefros. La formación de cada uno de estos sistemas es importante debido a que la presencia de cada etapa se requiere como inductor para el desarrollo de la siguiente.

++

Pronefros

++

El pronefros es una estructura transitoria que aparece a principios de la cuarta semana y está formado por una serie de estructuras tubulares llamadas conductillos pronéfricos que se localizan en la región cervical. Dichos conductillos en su región distal están abiertos hacia el celoma intraembrionario y en la región proximal desembocan en un conducto común llamado conducto pronéfrico formado por el mesénquima del cordón nefrógeno. El conducto pronéfrico desciende a todo lo largo del cordón nefrógeno y desemboca en la cloaca durante la cuarta semana (figura 19-3). En el humano el pronefros no funciona y degenera muy pronto, desapareciendo los conductillos más craneales, mientras que los caudales son utilizados en la siguiente etapa del desarrollo renal.

++
Figura 19-3.

Esquema sagital de un embrión humano durante la cuarta semana que muestra la formación del pronefros. La flecha punteada señala el reborde gonadal.

Graphic Jump Location
++

Mesonefros

++

El mesonefros aparece a finales de la cuarta semana cuando los conductillos pronéfricos localizados en la región craneal están en regresión. La formación del mesonefros se inicia con la aparición ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.