Skip to Main Content

++

INFLAMACIÓN E INFECCIONES

++

INFECCIONES QUIRÚRGICAS

++

Algunas de las situaciones que caracterizan a una infección quirúrgica incluyen: (1) la improbabilidad de que responda a un tratamiento no quirúrgico (por lo general, debe extirparse o drenarse), (2) ocupar un espacio no vascularizado en los tejidos y (3) ocurrir en un sitio operado. Algunos ejemplos comunes del primer grupo son: apendicitis, empiema, gangrena gaseosa y casi todos los abscesos.

++

Por desgracia, los cirujanos tienen que enfrentarse con frecuencia con el círculo vicioso de operación o lesión, infección, malnutrición, inmunosupresión, falla orgánica, reoperación, mayor malnutrición y mayor infección. En cirugía se requiere un poco de arte para saber cuándo intervenir con escisión, drenado, soporte fisiológico y tratamientos antibiótico y nutricional. En el caso de las infecciones que aparecen en un espacio o en tejido muerto, por mucho el aspecto más importante del tratamiento consiste en establecer el drenaje quirúrgico.

++
Patogénesis
++

Tres elementos son comunes a las infecciones quirúrgicas: (1) un agente infeccioso, (2) un huésped susceptible y (3) un espacio cerrado con perfusión insuficiente.

++
A. El agente infeccioso
++

Aunque pocos patógenos causan la mayor parte de las infecciones quirúrgicas, muchos organismos son capaces de provocarlas. Entre los aeróbicos, los estreptococos pueden invadir aun pequeñas roturas en la piel y diseminarse a través de los planos de tejido conectivo y los vasos linfáticos. Staphylococcus aureus es el patógeno más común en infecciones de heridas y alrededor de cuerpos extraños. Klebsiella suele invadir el oído interno y los tejidos entéricos, además del pulmón. Los organismos entéricos, sobre todo enterobacterias y enterococos, suelen encontrarse junto con los anaerobios. Entre los anaerobios, las especias de bacteroides y Peptostreptococci suelen presentarse en infecciones quirúrgicas, y las especies de Clostridium son los principales patógenos del tejido isquémico.

++

Pseudomonas y Serratia suelen ser contaminantes no patógenos de la superficie, pero pueden ser oportunistas y hasta invasores letales en pacientes críticamente enfermos o con inmunosupresión. Algunos hongos (histoplasma, coccidioides) y levaduras (Candida), junto con Nocardia y Actinomyces, producen abscesos y tractos sinusales, y hasta parásitos animales (amibas y equinococos) pueden provocar abscesos, sobre todo en el hígado. Los granulomas destructivos, como la tuberculosis, alguna vez requirieron extirpación, pero el tratamiento antibiótico ha superado la operación para este propósito en casi todos los casos. Otras enfermedades raras como la linfadenitis regional, la psitacosis y la tularemia pueden causar linfadenitis supurante y requieren drenado o extirpación.

++

La identificación del patógeno por medio de un frotis o cultivo sigue siendo el paso principal en la toma de decisiones terapéuticas. El cirujano debe informar al microbiólogo de las circunstancias peculiares relacionadas con cualquier muestra determinada, de tal forma que se puedan realizar los frotis y cultivos apropiados; de otra manera, puede haber errores graves.

++
B. El huésped susceptible
++

Las infecciones quirúrgicas como ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.