Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Es una infección del tracto genital superior que comprende una combinación de endometritis, salpingitis, piosalpinge, absceso tubo-ovárico o peritonitis pélvica. El grupo de edad más afectado es el de 15 a 19 años seguido por el de 20 a 24 años, sin excluir los extremos de la vida. Aunque a menudo los agentes etiológicos no se identifican, los más frecuentes son Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae (65%). Sin embargo, también pueden participar otros agentes de la flora vaginal como anaerobios, Gardnerella vaginalis, bacilos entéricos gramnegativos y Streptococcus agalactiae, así como los menos comunes Mycoplasma genitalium, Mycoplasma hominis, Ureaplasma urealyticum, Haemophilus influenzae, Escherichia coli, y algunos agentes virales como citomegalovirus (CMV). En algunos casos el padecimiento es polimicrobiano. La etiología de la EPI no siempre son las relaciones sexuales, también existen otros mecanismos como el DIU (dispositivo intrauterino) y cualquier procedimiento que rompa la barrera cervical protectora y permita la introducción directa de bacterias de la vagina o el cuello uterino a la cavidad uterina.

++

DIAGNÓSTICO (FIG. 66-1)

++
Figura 66-1.

Algoritmo para el diagnóstico de EPI. ITS, infección de transmisión sexual.

Graphic Jump Location
++

La mayoría de las veces es clínico. Lo principal es identificar los factores de riesgo, entre los que se encuentran: edad (joven), tabaquismo, alcoholismo, cuadro de EPI o enfermedad de transmisión sexual previos, cervicitis reciente, múltiples parejas sexuales, nueva pareja sexual en el último mes, relaciones sexuales durante la menstruación, no usar métodos anticonceptivos de barrera, uso de anticonceptivos como acetato de medroxiprogesterona, procedimiento médico reciente y ausencia de obstrucción tubaria bilateral.

++

El cuadro clínico puede ser asintomático, leve o grave. El diagnóstico por clínica tiene un valor predictivo que va de 65 a 90% y los factores de riesgo facilitan su establecimiento. Siempre debe hacerse diagnóstico diferencial (cuadro 66-1). El diagnóstico se sospecha en pacientes con dolor abdomino-pélvico y presencia de los siguientes datos, que se consideran criterios mínimos para el diagnóstico:

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 66-1.

Diagnóstico diferencial de la EPI

++

  1. Cuello uterino doloroso a la movilización digital.

  2. Dolor uterino o de anexos a la exploración normal o vaginal, o de ambos tipos.

++

Los criterios adicionales comprenden:

++

  1. Temperatura >38.3°C

  2. Leucocitosis

  3. Exudado cervical o vaginal mucopurulento anormal

  4. Leucocitos polimorfonucleares (PMN) en examen directo de secreción vaginal en solución salina

  5. Velocidad de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.