Skip to Main Content

++

DEFINICIÓN Y GENERALIDADES

++

El síndrome antifosfolípido (SAF) es un trastorno autoinmune que se caracteriza por la presencia de trombosis vasculares o complicaciones obstétricas relacionadas con anticuerpos antifosfolípido (anticoagulante lúpico, anticardiolipina IgG e IgM, anticuerpos anti-β2, glucoproteína-I, IgG e IgM), o ambas.

++

Según los criterios de clasificación del consenso internacional de 2006, el diagnóstico requiere la presencia de un criterio clínico más un criterio de laboratorio, con una diferencia entre el evento clínico y la medición de laboratorio de no más de cinco años.

++

Los criterios de laboratorio comprenden dos determinaciones positivas con una diferencia de 12 semanas.1

++

El SAF puede presentarse de manera aislada o vinculado con otro trastorno autoinmune, por lo general lupus eritematoso generalizado.

++

TROMBOSIS VASCULARES

++

Generalidades

++

Los pacientes con SAF pueden experimentar eventos trombóticos tanto venosos como arteriales o en vasos de pequeño calibre (microangiopatía trombótica). La trombosis venosa profunda de miembros pélvicos (55%) y la tromboembolia pulmonar (30%) son las trombosis venosas que más se relacionan con SAF. El accidente cerebral isquémico (50%) es la trombosis arterial más prevalente en este grupo de pacientes. También puede presentarse a nivel coronario (27%).2,3

++

El SAF se caracteriza por la ocurrencia de eventos trombóticos en sitios inusuales como venas suprarrenales, hepáticas, mesentérica, porta o esplénica. Las manifestaciones clínicas suelen orientar hacia el sitio de trombosis y el calibre de vaso(s) afectado(s).

++

La presencia de anticoagulante lúpico positivo y anticuerpos anticardiolipina IgG positivos en títulos medios a altos (>40 UI) son factores de riesgo independientes para el desarrollo de eventos trombóticos en esta población.

++

El evento fisiopatógeno más frecuente es trombosis in situ; sin embargo, en algunos casos, como en el sistema nervioso central, puede demostrarse una etiología cardioembólica hasta en 30% de los pacientes, que se acompaña de anormalidades valvulares (engrosamiento mitral).4

++

Diagnóstico

++

Es importante destacar que algunos de estos pacientes suelen acudir al servicio de urgencias ante el primer evento trombótico o inclusive en casos de eventos recurrentes sin contar aún con el diagnóstico de SAF, el cual debe sospecharse en individuos menores de 45 años sin factores de riesgo cardiovascular convencionales en quienes se descartaron ya otras alteraciones procoagulantes.

++

En pacientes con diagnóstico de LEG debe tenerse un alto índice de sospecha puesto que 50 a 70% de ellos desarrollará datos compatibles con SAF en un periodo de seguimiento de 20 años.3

++

El diagnóstico de los eventos trombóticos se basa en la realización de estudios de imagen validados. Aún no se demuestra que existan diferencias significativas en la utilidad diagnóstica de las diferentes herramientas de imagen disponibles en sujetos con SAF en comparación con aquéllos sin este diagnóstico.

++

Tratamiento

++

El tratamiento del evento trombótico ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.