Skip to Main Content

++

ADOLESCENCIA Y ABUSO DE DROGAS

++

El uso y abuso de drogas que alteran el estado de ánimo (alcohol, marihuana, opioides, cocaína, anfetaminas, sedantes-hipnóticos, alucinógenos, inhalantes, nicotina, esteroides anabólicos, hidroxibutirato γ [GHB], metilendioximetanfetaminas [éxtasis]) y en fechas recientes fármacos de prescripción, es un grave problema de salud pública. Las consecuencias de salud, sociales, emocionales, legales y conductuales a corto y largo plazos del uso de drogas son en particular lesivas durante la infancia y la adolescencia. El uso temprano de drogas no sólo predice un panorama de consumo crónico y grave de diversas sustancias más adelante en la vida, sino que esta conducta de adaptación deficiente también puede alterar aspectos físicos, cognitivos y psicosociales del desarrollo del adolescente si se convierte en respuesta a factores de estrés ambiental.

++

La adicción a las drogas tiende a ser una enfermedad crónica y progresiva (en evolución). La primera etapa o de inicio (de no usuario a usuario) es una característica tan común en quienes llegan a la edad adulta en Estados Unidos, que las autoridades la consideran normal. En esta etapa el consumo suele limitarse a experimentar con tabaco o alcohol (llamadas drogas de acceso). Durante la adolescencia, se espera que los jóvenes establezcan una identidad independiente y autónoma. Prueban una variedad de conductas dentro de la seguridad de sus círculos familiares y grupos de amigos. Este proceso a menudo implica la experimentación con drogas psicoactivas, por lo general en circunstancias aceptables desde el punto de vista cultural. La progresión hacia la segunda etapa o de continuación es una conducta de riesgo no normativa que afecta el desarrollo del adolescente. La American Psychiatric Association ha establecido criterios que pueden utilizarse para juzgar la gravedad de la farmacodependencia que progresa más allá de la experimentación y llega al abuso o dependencia (el primero es más grave que la segunda). El mantenimiento y progresión dentro de una clase de drogas (p. ej., de cerveza a licor) y la transición a otros tipos de sustancia (p. ej., de alcohol a marihuana) representan la tercera y cuarta etapas de la toxicomanía o adicción. Los individuos en estas etapas abusan de diversas drogas (polisustancias) y manifiestan uno o más de los síntomas de dependencia (como tolerancia o síndrome de supresión). La transición de una etapa a la siguiente suele ser un proceso cíclico de regresión, interrupción y recaída. Los síntomas y efectos fisiológicos comunes de intoxicación (que pueden ocurrir en cualquier etapa) y abstinencia (un síntoma de dependencia) para las principales clases de drogas se presentan en los cuadros 4-1 y 4-2.

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 4-1.

Efectos fisiológicos por consumo de drogas que alteran el estado de ánimo.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.