Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La visión normal es un sentido que se desarrolla durante la lactancia y la infancia. El niño debe experimentar estimulación visual adecuada con los ojos bien alineados durante este periodo en que el sistema nervioso visual aún tiene plasticidad. En consecuencia, la oftalmología pediátrica destaca el diagnóstico y tratamiento tempranos de las oftalmopatías pediátricas para obtener el mejor resultado visual posible. Sin embargo, las enfermedades oculares en niños no siempre se originan en el sistema ocular. Las manifestaciones oculares anormales en estos pacientes pueden ser un signo de enfermedad sistémica.

++

SÍNTOMAS Y SIGNOS INESPECÍFICOS COMUNES

++

Los síntomas y signos inespecíficos ocurren a menudo como la molestia principal o como un elemento de los antecedentes de un niño con una enfermedad de los ojos. Cinco de estas manifestaciones se describen en las siguientes secciones, junto con una sexta (leucocoria) que es menos frecuente, pero que tiene algunas veces implicaciones graves. No debe dudarse en buscar ayuda por parte de un oftalmólogo pediatra cuando se cree que el diagnóstico y el tratamiento de esos síntomas y signos necesitan gran experiencia clínica.

++

HIPEREMIA

++

La hiperemia de la conjuntiva bulbar o los vasos más profundos es una queja común. Puede ser leve y localizada o difusa y bilateral. Las causas incluyen cuerpos extraños superficiales o penetrantes, infecciones, alergias y conjuntivitis relacionada con entidades sistémicas, como el síndrome de Stevens-Johnson o la enfermedad de Kawasaki. Los agentes nocivos irritantes también ocasionan hiperemia. La hemorragia subconjuntival puede ser traumática o espontánea o vincularse con enfermedad hematopoyética, anomalías vasculares o procesos inflamatorios. En raras ocasiones, un ojo hiperémico puede ser efecto de un tumor intraocular u orbital.

++

EPÍFORA

++

La epífora en lactantes se debe por lo general a obstrucción nasolagrimal, pero también se relaciona con glaucoma congénito, en cuyo caso también se observan fotofobia y blefaroespasmo. La epífora también puede deberse a inflamación, enfermedades alérgicas y víricas o bien irritación conjuntival o corneal.

++

SECRECIÓN

++

La secreción purulenta suele vincularse con conjuntivitis bacteriana. En lactantes y niños pequeños con obstrucción nasolagrimal puede encontrarse una secreción mucopurulenta con dacriocistitis crónica de grado bajo. Hay secreción acuosa en las infecciones víricas, iritis, cuerpos extraños superficiales y obstrucción nasolagrimal. La secreción mucoide puede ser un signo de conjuntivitis alérgica u obstrucción nasolagrimal. Una secreción mucosa a causa de alergia contiene por lo regular eosinófilos; una secreción bacteriana purulenta muestra leucocitos polimorfonucleares.

++

DOLOR Y SENSACIÓN DE CUERPO EXTRAÑO

++

El dolor dentro o alrededor del ojo puede deberse a cuerpos extraños, abrasiones corneales, laceraciones, infecciones agudas del globo o anexos oculares, iritis y glaucoma de ángulo cerrado. Los errores considerables de la refracción, capacidad de acomodación deficiente y enfermedad de los senos pueden manifestarse en la forma de cefaleas. La triquiasis (pestañas hacia adentro) y los problemas con lentes de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.