Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

El índice de infecciones de transmisión sexual (STI) adquiridas durante la adolescencia se mantiene alto, a pesar de la amplia difusión de programas educativos y mayor acceso a la atención de la salud. Los mayores índices específicos por edad para gonorrea, clamidiosis e infección por virus del papiloma humano (HPV) se observan en adolescentes y adultos jóvenes. Hacia los 18 años de edad, la mitad de los jóvenes habrá tenido relaciones sexuales; de éstos, la cuarta parte presentará una STI (una cifra estimada de tres millones de adolescentes por año). Los adolescentes contraen STI con mayor frecuencia que los adultos debido a sus prácticas sexuales riesgosas, factores biológicos relacionados con la edad y las barreras en el acceso a servicios de atención a la salud. Los proveedores de servicios de salud deben acatar las leyes estatales de confidencialidad relativas a servicios de salud vinculados con STI, al tiempo que reconocen la importancia de la confidencialidad para los adolescentes. Excepto en algunos estados, los adolescentes pueden dar su consentimiento para el diagnóstico y tratamiento confidencial de STI sin el consentimiento ni conocimiento de sus padres. En muchos estados, los adolescentes también pueden brindar su consentimiento para la asesoría y detección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

++

Los profesionales de la salud deben realizar pruebas de detección de STI en adolescentes con experiencia sexual y aprovechar esta oportunidad para discutir la disminución del riesgo. La educación para la salud debe estar ser libre de juicios y ser adecuada para el nivel de desarrollo, pero lo bastante escrupulosa para identificar conductas de riesgo, ya que muchos adolescentes no reconocen con facilidad su participación en estos comportamientos.

++

SEXUALIDAD DEL ADOLESCENTE

++

El espectro de conductas sexuales incluye tomarse de las manos y besarse; tocarse, hasta llegar a la masturbación mutua; tener contacto oral-genital y relaciones sexuales por vagina y ano. Cada una tiene sus riesgos asociados. Ha surgido una tendencia (pequeña pero estadísticamente significativa) en la epidemiología del riesgo sexual hacia una menor participación sexual y un inicio más tardío de relaciones sexuales vaginales. El estudio más reciente de Youth Risk Behavior Survey (2005) informa que 47% de los estudiantes de secundaria ha tenido relaciones sexuales vaginales durante su vida, lo que no representa un cambio respecto del estudio de 2003. Seis por ciento de los adolescentes inician su vida sexual a la edad de 13 años. Se observan diferencias significativas raciales y de género, ya que 16% de los estudiantes negros (27% varones y 7% mujeres), 7% de hispanos y 4% de blancos iniciaron su vida sexual a los 13 años de edad. Treinta y cuatro por ciento de los estudiantes tuvieron relaciones sexuales los tres meses previos (49% del decimosegundo grado y 22% del noveno). El uso de condón se ha incrementado, ya que 63% de los jóvenes informan que ellos o su pareja lo han usado durante su última relación sexual, en comparación con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.