Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

Generalidades

++

En el último decenio muchas nuevas herramientas han llegado a formar parte del equipo del radiólogo para obtener imágenes del aparato digestivo (GI, gastrointestinal system). Los avances tecnológicos de la tomografía computadorizada (CT, computerized tomography), la resonancia magnética (MR, magnetic resonance) y la tomografía por emisión de positrones (PET, positron emission tomography) han convertido a los radiólogos gastroenterólogos en médicos esenciales para el diagnóstico y la valoración de una vasta gama de enfermedades que afectan al abdomen y la pelvis. Asimismo, estas importantes innovaciones han obligado a remplazar algunos de los métodos diagnósticos clásicos, pero cruentos, por otros incruentos y eficientes.

++

La CT con mútiples detectores alineados (MDCT, multidetector-row CT), introducida en 1998, en poco tiempo ganó aceptación en el ejercicio de la radiología clínica. La obtención rápida de numerosas imágenes, combinada con imágenes de cortes finos permite la creación de imágenes tridimensionales. Además de avances técnicos como la reducción del tiempo requerido para la exploración, las imágenes en varios planos y la mayor capacidad para realizar estudios intensificados con medio de contraste, verdaderamente multifásicos, las mejoras en las técnicas de procesamiento de los datos adquiridos han hecho de la MDCT un instrumento radiológico de gran poder para la obtención de imágenes de las vísceras abdominales.

++

Comparada con la CT, la resonancia magnética todavía tiene una función relativamente secundaria en el diagnóstico y la valoración mediante imágenes de pacientes con enfermedades abdominales. Sin embargo, avances técnicos del tipo de las multihélices de disposición en fase y las secuencias más rápidas permiten obtener imágenes con excelente resolución de contraste del hígado, el páncreas, el árbol biliar y hasta del tubo digestivo, con resolución espacial y corporal aceptable. La información publicada de comparaciones entre la MRI, la CT y la ecografía han permitido que en una amplia gama de enfermedades abdominales no sólo se delimite con más precisión el alcance de las enfermedades, sino que también mejore la caracterización de las mismas. Por otra parte, la valoración de los órganos abdominales mediante resonancia magnética dinámica de contraste intensificado puede optimizarse con la angiorresonancia, que permite visualizar los vasos, y la colangiopancreatografía con MR (MRCP), que representa en imágenes el sistema de conductos biliopancreáticos. Por el momento, este enfoque de “todos en uno” es supuestamente la técnica de imágenes más rentable para la valoración de una amplia gama de trastornos de la función hepática, enfermedades del páncreas exocrino y trastornos biliares. En la actualidad, las indicaciones para la MRI del tubo digestivo se limitan a la estadificación del cáncer rectal y la valoración del alcance de las fístulas perianales y los desgarros del esfínter anal, sin embargo, cada vez es más evidente la utilidad de la colonografía y la enterografía con MRI, así como de la MRI de la apendicitis.

++

La PET-CT es otra técnica de rápido desarrollo que cada vez tiene más aplicaciones para el diagnóstico ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.