Skip to Main Content

++

NOTA

+
++

Fallecido.

++

INTRODUCCIÓN

++

Las amígdalas y adenoides pueden ser una fuente de infección y obstrucción tanto para adultos como para niños, y originan una proporción significativa de enfermedad pediátrica. La amigdalectomía y la adenoidectomía aún constituyen dos de los procedimientos más habituales realizados por los otorrinolaringólogos.

++

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

++

Aunque con frecuencia se consideran como estructuras distintas y separadas, las amígdalas y las adenoides son componentes del anillo amigdalino de Waldeyer. Los tejidos que comprenden este anillo linfoide tienen características histológicas similares y es probable que función global similar. Además de las amígdalas palatinas y las adenoides o amígdalas faríngeas, hay amígdalas linguales identificables.

++

El tejido linfoide del anillo amigdalino de Waldeyer contiene linfocitos B, T y unas cuantas células plasmáticas maduras. Este tejido está involucrado principalmente en la inducción de inmunidad secretora y en la regulación de la producción de inmunoglobulinas. Las células están organizadas en folículos linfoides similares a los ganglios linfáticos, pero tienen conductos cubiertos de endotelio especializado que facilita la captación de antígenos directamente en el tejido, de manera semejante a las placas de Peyer en el colon. La independencia de este sistema de drenaje linfático es una ventaja única para la adquisición de antígenos. La localización del anillo amigdalino de Waldeyer y su diseño permite la exposición directa de células inmunitariamente activas a los antígenos externos que entran en la parte alta del tubo digestivo, lo cual maximiza el desarrollo de memoria inmunitaria. Estos tejidos son más activos entre los cuatro y 10 años de edad y tienden a involucionar después de la pubertad. Después de su involución, permanece la función inmunitaria secretora de estos tejidos, pero no al mismo grado que antes.

++

Las amígdalas palatinas son el componente más grande del anillo y tienen las estructuras más especializadas. El tejido linfoide por sí mismo es más compacto que su estado normal, con criptas identificables con claridad. Estas criptas están cubiertas con epitelio escamoso estratificado y se extienden a profundidad hasta el tejido amigdalino. A pesar de que maximizan la exposición del tejido a los antígenos de superficie, también contienen detritos y bacterias, y pueden ser la razón de que la infección de las amígdalas sea tan frecuente. Una porción especializada de la fascia faringobasilar, que forma una cápsula fibrosa distinta, une la superficie profunda de la amígdala. El tejido linfoide es muy adherente a la cápsula, lo cual hace difícil separarlo, pero hay tejido conjuntivo laxo entre la cápsula y los músculos de la fosa amigdalina. Debido a que la inflamación resulta de la infección aguda o crónica, la cual está limitada por su cápsula, la tumefacción del tejido amigdalino por lo general se extiende en dirección medial hacia la vía aérea orofaríngea. El espacio potencial entre la amígdala y los músculos faríngeos es el sitio usual de los abscesos periamigdalinos.

++...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.