Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
Consideraciones generales
++

Los trastornos temporomandibulares (TMD) son un conjunto de afecciones musculoesqueléticas que afectan la articulación temporomandibular (TMJ), los músculos masticatorios, o ambos. Los TMD comprenden muchos diagnósticos diversos con signos y síntomas similares que afectan el sistema masticatorio, los cuales pueden ser agudos, recurrentes o crónicos. Es infrecuente que los TMD pongan en peligro la vida, pero quizá tengan gran efecto sobre la calidad de vida del individuo.

++

Los TMD aparecen de manera desproporcionada en mujeres en edad reproductiva en una proporción de 4:1 a 6:1. La prevalencia disminuye de modo notable tanto en varones como en mujeres después de los 55 años de edad.

++
Etiología
++

La causa de TMD es variable e incierta, y se piensa que es multifactorial en la mayoría de los casos. No se ha probado que casi todos los factores sean causales, pero sí que se vinculan con TMD. Los factores predisponentes incrementan el riesgo de adquirir este padecimiento, los cuales comprenden traumatismos, tanto directos (p. ej., contusiones mandibulares) como indirectos (p. ej., lesiones por latigazo) y estrés. El microtraumatismo se ocasiona al apretar y rechinar los dientes. El estrés quizá sea un factor predisponente debido a la interrupción del sueño reparador y el incremento de bruxismo nocturno. El traumatismo y el estrés también son agentes precipitantes.

++

Los factores de perpetuación que preservan los TMD son estrés, poca habilidad de afrontar pérdidas, hábitos dañinos, como apretar y rechinar los dientes, y mala postura. Asimismo, el sueño no reparador quizá constituya un factor principal en la perpetuación del dolor mandibular crónico.

++
Causas controversiales
++
A. Bruxismo
++

El bruxismo, o rechinido de dientes durante el sueño, se ha considerado un factor predisponente, precipitante y de perpetuación. Tal anomalía puede generar activación excesiva de los músculos masticatorios y carga excesiva para la TMJ, lo cual tal vez sea un factor en la recuperación de algunos pacientes, mientras en otros el bruxismo no parece participar como factor. En estudios, el bruxismo no ha mostrado con claridad ser una causa de TMD. Algunos individuos que rechinan de manera intensa los dientes no manifiestan síntomas o signos de TMD.

++

Los orígenes dental y oclusivo casi nunca se han aceptado, y la evidencia científica no apoya su relación causal. Las interferencias oclusivas experimentales se han colocado sin evidencia de síntomas de TMD. No hay datos comprobados de una incidencia más alta de TMD con cualquier tipo de maloclusión, y proporciones significativas de la población tienen discordancias oclusivas sin dolor alguno por TMD.

+
Pergamalian  A, Rudy  TE, Zaki  HS, Greco  CM. The association between wear facets, bruxism, and severity of facial pain in patients with temporomandibular disorders. J Prosthet Dent. 2003;90(2):194. [PMID: 12886214] (La cantidad de actividad de bruxismo no se relacionó con dolor muscular más intenso.)  [PubMed: ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.