Skip to Main Content

++

HIPOACUSIA OCUPACIONAL

++

La hipoacusia inducida por ruido (NIHL) se encuentra entre las 10 enfermedades ocupacionales más ordinarias. La NIHL casi siempre es bilateral, pero es habitual que sea una hipoacusia sensitiva de alta frecuencia asimétrica. La hipoacusia sensitiva resulta de la alteración de las estructuras dentro de la cóclea, usualmente debido a pérdida de las células pilosas del órgano de Corti. Entre las tantas causas frecuentes de hipoacusia sensitiva está la exposición prolongada a ruido mayor de 85 dB.

++

En un ambiente ocupacional, una hipoacusia sensitiva de alta frecuencia puede vincularse con traumatismo cefálico o concusión. Una hipoacusia mixta o de conducción también puede observarse y por lo regular es resultado de traumatismo cefálico directo (p. ej., perforación de membrana timpánica debida a excoriación por quemadura o discontinuidad osicular por fractura de hueso temporal), traumatismo cefálico indirecto (es decir, explosión o implosión) o barotraumatismo.

++

Aunque es inusual que se observe en sitios laborales, la ototoxicidad quizá participe en la hipoacusia.

++
DIAGNÓSTICO
++

Los tipos de hipoacusia ocupacional encontrados con más frecuencia son NIHL, hipoacusia debida a traumatismo físico e hipoacusia ototóxica.

++

Al evaluar a un paciente con hipoacusia ocupacional, deben considerarse los siguientes diagnósticos diferenciales: 1) presbiacusia (es decir, hipoacusia relacionada con la edad); 2) disfunción auditiva hereditaria; 3) trastornos metabólicos (p. ej., diabetes mellitus, disfunción tiroidea, insuficiencia renal, enfermedades autoinmunitarias, hiperlipidemia e hipercolesterolemia); 4) hipoacusia neurosensitiva súbita; 5) hipoacusia de origen infeccioso (es decir, infecciones bacterianas o virales, con inclusión de meningitis y encefalitis; 6) hipoacusia resultante de enfermedad de sistema nervioso central (SNC) (p. ej., tumores del ángulo pontocerebeloso, en especial neuromas acústicos); 7) enfermedad de Meniere, y 8) hipoacusia no orgánica (es decir, hipoacusia funcional).

++
EVALUACIÓN DE LA AUDICIÓN
++

En todos los casos de hipoacusia ocupacional, debe incluirse un audiograma completo de tono puro con umbrales de recepción de lenguaje (SRT) y calificaciones de reconocimiento de palabras (WRS). El equipo audiométrico debe calibrarse en menos de un año respecto de los estándares del American National Standards Institute (ANSI).

++

Siempre debe considerarse la hipoacusia funcional, y las siguientes pruebas pueden utilizarse para ayudar a diferenciarla de la hipoacusia ocupacional genuina:

  1. Si las calificaciones con SRT divergen más de 10 dB del promedio de tono puro (PTA) para la frecuencia de lenguaje, pueden indicarse pruebas adicionales para excluir la posibilidad de hipoacusia no orgánica o exagerada de manera intencional.

  2. Respuesta auditiva evocada del tallo cerebral (ABR): normal en la hipoacusia funcional.

  3. Emisiones otoacústicas (OAE): normales en la hipoacusia funcional.

  4. Prueba de Stenger: con base en el principio de que si tonos de la misma frecuencia se presentan a ambos oídos, el paciente recibirá sólo el tono más ruidoso. Un tono de 5 dB sobre el umbral se presenta al oído sano y uno de 5 dB por debajo del umbral se presenta al oído enfermo. Un paciente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.