Skip to Main Content

++

LESIONES DE LA REGIÓN ANTERIOR DE LA BASE DEL CRÁNEO

++

Aunque continúa siendo un problema formidable, la región anterior de la base del cráneo ya no es una barrera absoluta para el tratamiento de tumores que la invade. El otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello involucrado en el grupo multidisciplinario que trata esta zona debe tener necesariamente un conocimiento profundo de la anatomía quirúrgica y la patología tumoral, así como estar familiarizado con la valoración radiográfica y las funciones de la radiología intervencionista, y tener experiencia en los tantos accesos quirúrgicos que se han usado para tener acceso a esta área.

++

La mayoría de los trastornos que encuentra el grupo quirúrgico en la cirugía de la región anterior de la base del cráneo son tumores malignos de los senos paranasales que se extienden en dirección superior para afectar la región anterior de la base del cráneo, o neoplasias benignas o malignas, como meningiomas, que se extienden en dirección inferior desde allí. Además, las lesiones benignas de los senos paranasales, como los papilomas invertidos extensos, los mucoceles extensos y las lesiones fibroóseas benignas selectas, en ocasiones requieren accesos para cirugía de la base del cráneo.

++
ANATOMÍA
++

La región anterior de la base del cráneo se encuentra superior a la órbita y a los senos etmoidales y esfenoidales. Incluye la pared posterior del seno frontal, el techo etmoidal y la lámina cribiforme, y el techo orbitario. Más atrás, incluye partes del hueso esfenoides, con inclusión del ala menor y la región plana del esfenoides y el techo del seno esfenoidal.

++
Órbita
++

Una delgada capa fascial rodea la grasa orbitaria que yace justo dentro del periostio orbitario. La preservación de esta capa hace posible la resección del periostio orbitario, cuando es necesaria, mientras preserva la integridad del contenido de la órbita. La significancia de esta capa es que la órbita por lo general es capaz de conservarse si los músculos extraoculares, que se encuentran por dentro de este plano fascial, no están afectados. Esto casi siempre es cierto cuando un paciente tiene movilidad extraocular completa preoperatoria, y tal vez sea verdadero en algunas ocasiones, incluso cuando hay diplopía consecutiva a efecto de masa. Es usual que la invasión actual de la grasa orbitaria profunda a este plano fascial sugiera la necesidad de exenteración orbitaria.

++

El conducto óptico contiene el nervio óptico y la arteria oftálmica. La arteria oftálmica se origina arriba en dirección superomedial desde la arteria carótida interna (ICA), pero luego su trayecto es lateral, de tal modo que se encuentra lateral al nervio óptico en la región anterior del conducto óptico. La significancia de esta anatomía es que la disección de la superficie medial de los nervios ópticos al quiasma óptico por lo regular es segura respecto de su riego sanguíneo. El nervio óptico, contenido dentro de una delgada vaina de hueso, es usual ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.