Skip to Main Content

++

Introducción

++

La sustitución de órganos enfermos por órganos sanos ha sido uno de los más importantes avances en la medicina moderna; sin embargo, debido a que el órgano trasplantado tiene antígenos reconocidos como no propios por parte del receptor, el sistema inmunológico reacciona en contra de ellos, generando lo que se conoce como rechazo de trasplante. En gran parte, los mecanismos mediante los cuales el órgano trasplantado es rechazado dependen de la actividad inmunológica, en particular de lo que se describió sobre tolerancia, y corresponde a un proceso complejo, en el cual participan en mayor o menor grado la inmunidad celular (células T y citocinas) y humoral (anticuerpos), el predominio de una u otra respuesta en el proceso de rechazo determina el tipo de lesión histológica, el tiempo y las manifestaciones clínicas.

++

El rechazo de trasplante se clasifica como humoral o celular, dependiendo de la participación preferencial de alguna de estas dos ramas de la inmunidad adquirida. Desde el punto de vista del tiempo en el que se suscita el rechazo después del trasplante, éste se clasifica en hiper-agudo, agudo y crónico. El rechazo hiperagudo se presenta minutos u horas después del trasplante, y es producido por anticuerpos preformados en el receptor que reconocen rápido a antígenos del órgano donado, dichos anticuerpos son muy eficientes para activar al sistema del complemento, y son producto de una presensibilización del receptor en contra de antígenos del donador. El rechazo agudo se presenta días o años después del trasplante, como consecuencia del desarrollo de células T o anticuerpos reactivos en contra de antígenos del órgano trasplantado. El rechazo crónico se produce meses o años después, y en éste también participa la inmunidad celular y humoral que dañan crónicamente al órgano trasplantado. Aunque los injertos también pueden ser dañados por mecanismos no inmunológicos, como el efecto tóxico de drogas, isquemia, infección, envejecimiento o recurrencia de enfermedad primaria, en este capítulo se consideran sólo los mecanismos inmunológicos participantes en el rechazo de trasplante y su correlación morfológica.

++

Rechazo mediado por linfocitos T

++

Al rechazo mediado por linfocitos T se le denomina rechazo celular, es el más común y se debe principalmente a la participación de linfocitos T cooperadores de clase 1 y linfocitos T citolíticos CD8, cuyos receptores reconocen principalmente a los antígenos del sistema HLA expresados en la superficie de las células del órgano trasplantado, el mecanismo de daño tisular es similar al descrito en la hipersensibilidad tardía o de tipo IV. La intensidad de la respuesta inmunológica en el rechazo está determinada por las diferencias antigénicas que existan entre el receptor y el donante, así como por la expresión de citocinas en el periodo temprano del trasplante. La respuesta inmunológica en contra del órgano donado empieza antes del trasplante, por lo general éste se inicia con la condición del donador, por ejemplo, si fue un sujeto con muerte cerebral y estado en choque, o el estado ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.