Skip to Main Content

++

Introducción

++

El linfoma es una proliferación monoclonal de la célula linfoide, por tanto, su origen se establece en células B, células T o células NK (natural killer, asesinas).

++

Tejido linfático normal. Diferenciación celular

++

A fin de entender los linfomas y su clasificación es necesario comprender las vías de diferenciación normal del sistema linfoide; sin este conocimiento es imposible entender la morfología, el inmunofenotipo y menos aún los cambios moleculares y genéticos que presentan.1

++

El sistema linfoide se divide en tejido linfático central y tejido linfático periférico. El primero comprende la médula ósea y el timo, y el segundo incluye bazo, ganglios linfáticos y tejido linfoide asociado a mucosas (MALT).

++

Las células linfoides B o T pueden reconocerse en suspensiones celulares o cortes tisulares por la presencia de moléculas en la superficie, que pueden detectarse usando anticuerpos marcados con sustancias fluorescentes o enzimas (método inmunohistoquímico). Utilizando anticuerpos monoclonales ha sido posible caracterizar a varios tipos de células linfoides normales y neoplásicas. En las diferentes fases de diferenciación, la célula linfoide experimenta cambios y expresión de antígenos característicos de cada etapa. Estas características se utilizan para identificar a las células en los cortes histológicos. La constelación de antígenos expresados en un momento dado por las células, lo que se denomina inmunofenotipo. La nomenclatura estandarizada para las moléculas asociadas al linfocito se concentra en una lista internacional llamada cluster designation (CD), en la cual se incluyen más de 250 anticuerpos sólo para uso en patología linfohematopoyética.

++

Los linfocitos B y T se originan de precursores derivados de la médula ósea. En el ganglio linfático y/o en el tejido linfoide organizado fuera del mismo, el linfocito se expone a un antígeno y se desarrolla una célula capaz de manifestar una respuesta inmunológica. El ganglio linfático normal tiene una corteza que incluye a los folículos y a la paracorteza, los cordones medulares y sinusoides, componentes rodeados por una cápsula fibrosa.1,2

++

Los folículos se presentan en la corteza, que es la porción periférica del ganglio. Su función es generar una respuesta inmune primaria dependiente de células T, y otra respuesta inmune secundaria a la exposición de un antígeno específico con la subsecuente producción de células B de memoria y células plasmáticas.

++

Los folículos primarios están formados por agregados de linfocitos y células dendríticas foliculares (CDF). Representan áreas de linfocitos B capaces de responder a los antígenos, pero que aún no han sido expuestos a los mismos. Los linfocitos expresan inmunoglobulinas (policlonales κ y λ), IgM, IgD, CD19, CD20 y CD22; las CDF son CD21+, CD23+, CD35+ y se tiñen con inmunoglobulinas con un patrón en red gruesa. El folículo secundario ha sido estimulado en respuesta a un antígeno; está formado por el centro germinal (CG) y una zona del manto compuesta por linfocitos similares a los del folículo primario. La ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.