Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

La tecnología relacionada con las imágenes en obstetricia ha avanzado a lo largo de la última década, pero el propósito sigue siendo el mismo: evaluar la anatomía y bienestar tanto del feto como de la madre. La modalidad imagenológica principal en obstetricia es la ecografía bidimensional (2D) porque es segura y ampliamente disponible. En ciertas situaciones, también se están utilizando la ecografía tridimensional y tetradimensional (3D/4D), así como las imágenes por resonancia magnética (MRI) para potenciar las técnicas imagenológicas, pero el costo de estas modalidades limita su uso generalizado. Por último, la tomografía computarizada (CT) tiene una utilidad limitada a causa de cuestiones de seguridad, pero puede resultar necesaria para la evaluación de ciertos padecimientos maternos.

++

IMÁGENES POR ECOGRAFÍA

++

La valoración ecográfica utiliza ondas de sonido a una frecuencia mayor de la que es audible para el oído humano (>20 000 ciclos por segundo o Hertz [Hz]) a fin de obtener imágenes. La exploración ecográfica se lleva a cabo en tiempo real con imágenes o fragmentos de video que se almacenan para su estudio posterior. Las sondas ecográficas contienen un transductor que crea las ondas sonoras a diferentes frecuencias, el cual proporciona mejor resolución, pero tiene una penetración hística menor, mientras que los transductores de frecuencias más bajas ofrecen menor resolución, pero mejor penetración hística.

++

En ginecoobstetricia, las imágenes ecográficas por lo general se llevan a cabo en una de dos maneras: con una sonda transvaginal o con una sonda transabdominal. La elección de sonda a utilizar depende de la estructura de interés y de su distancia respecto a la sonda. Por ejemplo, las imágenes del cuello uterino o de una gestación inicial suelen obtenerse de manera óptima por medio de una sonda transvaginal, mientras que la evaluación del feto en el tercer trimestre de embarazo se lleva a cabo de mejor manera por medio de imágenes transabdominales.

++

Se considera que la ecografía que se lleva a cabo por indicación médica durante el embarazo es segura. No se han documentado efectos dañinos al feto a partir de una ecografía diagnóstica. No obstante, las ondas ecográficas son una forma de energía y se ha mostrado que aumentan la temperatura tisular con una salida elevada de energía o a través de exposición prolongada. Para minimizar este riesgo, se recomienda que la salida de energía, según el índice mecánico, sea menor a 1.0, y que la ecografía se utilice sólo con propósitos de diagnóstico (es decir, no con propósitos de entretenimiento). Las imágenes del feto se pueden dividir en valoraciones ecográficas del primer trimestre y valoraciones del segundo y tercer trimestres. En cada trimestre, difieren las metas y la capacidad para valorar la anatomía fetal.

++

Exploración ecográfica del primer trimestre

++

Existe una variedad de indicaciones para llevar a cabo una ecografía durante el primer trimestre. Incluyen la confirmación de un embarazo intrauterino, valoración de dolor ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.