Skip to Main Content

++

HEMORRAGIA POSPARTO

++

FUNDAMENTOS PARA EL DIAGNÓSTICO

  • La hemorragia posparto denota un sangrado excesivo (>500 ml por vía vaginal) posterior al parto. La hemorragia puede iniciarse antes, durante o después del alumbramiento. Las pérdidas de sangre reales medidas durante partos vaginales sin complicaciones son, en promedio, de 700 ml y es posible que las pérdidas de sangre se subestimen de manera frecuente. Aún así, el criterio de una pérdida de 500 ml es aceptable en términos históricos.

  • La sangre que se pierde durante las primeras 24 horas después del parto es una hemorragia posparto temprana; aquella que se pierde entre las 24 horas y las seis semanas posteriores al parto es una hemorragia posparto tardía.

++

Patogenia

++

La incidencia de pérdidas excesivas de sangre después del parto vaginal es de 5 a 8%. La hemorragia posparto es la causa más común de pérdida excesiva de sangre en el embarazo y la mayoría de las transfusiones que se realizan en mujeres embarazadas se llevan a cabo para reponer la sangre perdida después del parto. La hemorragia es la tercera principal causa de mortalidad materna en EU y es directamente responsable de cerca de una sexta parte de las muertes maternas. En países menos desarrollados, la hemorragia se encuentra entre las principales causas obstétricas de muerte materna.

++

Las causas de la hemorragia posparto incluyen atonía uterina, laceraciones obstétricas, retención del tejido placentario y defectos de la coagulación.

++
A. Atonía uterina
++

El sangrado posparto se controla fisiológicamente a través de la constricción de las fibras entrelazadas de miometrio que rodean los vasos sanguíneos que irrigan el sitio de implantación placentaria. La atonía uterina se presenta cuando el miometrio no puede contraerse.

++

La atonía es la causa más común de hemorragia posparto (50% de los casos). Los factores predisponentes incluyen la manipulación excesiva del útero, la anestesia general (en particular con compuestos halogenados), sobredistensión uterina (por gemelos o polihidramnios), trabajo de parto prolongado, gran multiparidad, leiomiomas uterinos, parto instrumental y manipulación intrauterina, inducción o aceleración del trabajo de parto con oxitocina, hemorragia anterior en la tercera etapa, infección uterina, extravasación de sangre al interior del miometrio (útero de Couvelaire) y disfunción miometrial intrínseca.

++
B. Laceraciones obstétricas
++

El sangrado excesivo por episiotomía, laceraciones, o ambas, provoca 20% de las hemorragias posparto. Las laceraciones pueden afectar al útero, cuello de la matriz, vagina o vulva. Generalmente son el resultado de un parto precipitado o descontrolado o del parto instrumental de un lactante de gran tamaño; sin embargo, pueden suceder después de cualquier parto. Las laceraciones de los vasos sanguíneos por debajo del epitelio vaginal o vulvar dan lugar a hematomas. El sangrado se encuentra oculto y puede ser peligroso ya que es posible que pase inadvertido durante varias horas y que sólo se torne evidente al momento en que se suscite el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.