Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

El parto de un producto de alto riesgo requiere de toma de decisiones por parte de un equipo prenatal multidisciplinario para asegurar el mejor resultado tanto para el recién nacido como para la madre. Los obstetras, neonatólogos y, en casos apropiados, las subespecialidades de pediatría médica, cirugía, o ambas, deben trabajar en conjunto para determinar el plan apropiado de atención para el feto y en el parto del recién nacido, y para dar orientación a la familia. Es frecuente que el descubrimiento de una complicación importante durante el embarazo requiera de enviar a la madre a interconsulta con perinatología para valoración adicional y posible tratamiento. Cuando las circunstancias lo permiten, la madre de un feto de alto riesgo debe canalizarse a un centro de atención terciaria con experiencia en atención obstétrica y neonatal de alto riesgo antes del parto. Numerosos estudios han mostrado mejoría en los resultados de los lactantes con bajo peso al nacer (LBW) (<2 500 g) que nacen en un centro con mayor nivel de atención neonatal.

++

La transición exitosa de la vida fetal a la extrauterina implica una serie compleja de cambios hormonales y fisiológicos, muchos de los cuales ocurren o inician antes del nacimiento. Sucesos tales como la compresión del cordón umbilical, desprendimiento placentario, broncoaspiración de meconio y parto prematuro o presencia de infección o de malformaciones congénitas importantes, pueden alterar o prevenir la transición postnatal esencial. Cualquier proceso que impida u obstaculice que el recién nacido infle los pulmones con aire y que establezca ventilación, oxigenación o circulación efectivas, tendrá como consecuencia depresión en él y necesidad de reanimación para lograr la supervivencia.

++

REANIMACIÓN DEL LACTANTE DE ALTO RIESGO

++

Las pautas de la American Academy of Pediatrics (APP, Academia estadounidense de Pediatría) indican que cuando menos una persona calificada, capaz de realizar esfuerzos de reanimación en un recién nacido, esté presente en todo parto. Cuando se identifica alto riesgo, es posible que se requiera que dos o más personas calificadas proporcionen la atención adecuada. A menudo es útil asignar roles al personal de reanimación para garantizar que estos esfuerzos procedan de la manera más uniforme posible. El equipo que se requiere para la reanimación, como la bolsa y la mascarilla que se utilizan para ventilación, el mezclador de oxígeno y aire, el equipo de succión, el calentador radiante y los monitores, debe verificarse antes del parto. La comunicación entre el personal obstétrico y neonatal acerca de los antecedentes médicos y obstétricos de la madre, al igual que el historial prenatal del feto, son esenciales para asegurar que el equipo neonatal pueda anticipar e interpretar los problemas que pueda tener el recién nacido en la sala de partos.

++

Manejo en la sala de partos

++

Aunque es posible que las expectativas sean diferentes y que la necesidad de reanimación sea más común, en el parto de alto riesgo se aplican los mismos principios que en un parto de rutina: es necesario mantener caliente al ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.