Skip to Main Content

++

ANESTÉSICOS GENERALES

++

ESTUDIO DE CASO

Un anciano con diabetes mellitus tipo 2 y dolor isquémico en la extremidad inferior es programado para un procedimiento de derivación femoropoplítea. Tiene antecedente de hipertensión y arteriopatía coronaria con síntomas de angina de pecho estable y sólo puede caminar la mitad de una cuadra antes que el dolor de sus piernas lo obligue a detenerse. Tiene antecedente de tabaquismo de 50 cajetillas-año pero dejó de fumar dos años atrás. Los fármacos que toma son atenolol, atorvastatina e hidroclorotiazida. La enfermera de la sala de espera prequirúrgica obtiene los siguientes signos vitales: temperatura, 36.8°C; presión arterial, 168/100 mmHg; frecuencia cardiaca, 78 latidos por minuto; saturación de oxígeno mediante oxímetro de pulso, 96% respirando aire ambiental, dolor con calificación 5 de 10 en la pierna derecha. ¿Qué anestésicos pueden hacer la diferencia?

++

Durante siglos la humanidad ha utilizado medicinas naturales y métodos físicos para controlar el dolor quirúrgico. Los textos históricos describen los efectos sedantes de cannabis, beleño, mandrágora y adormidera. También se utilizaban con frecuencia métodos físicos como frío, compresión nerviosa, oclusión de la arteria carótida y contusión cerebral, cuyo efecto era variable. Aunque las intervenciones quirúrgicas se llevaban a cabo bajo anestesia con éter ya desde 1842, la primera demostración pública de la anestesia general quirúrgica en 1846 suele considerarse el inicio de una nueva era de la anestesia. Por primera vez los médicos contaban con un medio confiable para evitar que sus pacientes sintieran dolor durante los procedimientos quirúrgicos.

++

El estado neurofisiológico que producen los anestésicos generales se caracteriza por cinco efectos principales: inconsciencia, amnesia, analgesia, inhibición de los reflejos autónomos y relajación del músculo estriado. Ninguno de los anestésicos disponibles en la actualidad cuando se utilizan solos puede lograr todos estos cinco efectos convenientes. Además, un anestésico ideal debe inducir a una pérdida suave y rápida del estado de alerta, ser rápidamente reversible al suspenderlo y tener un amplio margen de seguridad.

++

El ejercicio moderno de la anestesiología se basa en el empleo de las combinaciones de fármacos intravenosos e inhalados (técnica de anestesia equilibrada) para aprovechar las ventajas de las propiedades favorables de cada fármaco al tiempo que se reducen sus efectos adversos. La técnica anestésica que se elija se determina por el tipo de intervención diagnóstica, terapéutica o quirúrgica que se va a realizar. Para los procedimientos quirúrgicos superficiales menores o para los procedimientos diagnósticos penetrantes, se pueden utilizar sedantes orales o parenterales en combinación con anestésicos locales, las llamadas técnicas de atención anestésica vigilada (véase recuadro: Sedación y atención anestésica vigilada, así como capítulo 26). Tales técnicas proporcionan una analgesia profunda con retención de la capacidad del paciente para mantener una vía respiratoria permeable y responder a órdenes verbales. En caso de procedimientos quirúrgicos más extensos, la anestesia puede comenzar con benzodiazepinas preoperatorias, inducirse con un fármaco intravenoso (p. ej., tiopental o propofol) y mantenerse con una combinación de fármacos inhalados (p. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.