Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++

ESTUDIO DE CASO

Una mujer de 33 años acude al médico y refiere fatiga, torpeza, aumento de peso, intolerancia al frío, sequedad de la piel y debilidad muscular en los últimos dos meses. Se siente tan cansada que necesita recurrir a algunas siestas durante el día para cumplir sus labores cotidianas. Indica que estas molestias son nuevas porque siempre había sentido calor en todo momento, su energía inagotable le producía incluso insomnio y sentía algunas veces que el corazón se le salía del pecho. También señala que le gustaría embarazarse en un futuro cercano. Sus antecedentes clínicos muestran tratamiento con yodo radiactivo (RAI) unos 12 meses antes, después de tomar metimazol y propranolol por un lapso breve. Se sometió a RAI por falta de apego al tratamiento y no acudía a las citas programadas. En la exploración física se observa que su presión arterial es de 130/89 mmHg y su pulso de 50 lpm. Pesa 61.8 kg, lo cual representa un incremento de 4.5 kg desde su último peso el año anterior. No se palpa la glándula tiroides y hay hiporreflexia. Las pruebas de laboratorio registran una concentración de hormona estimulante de la tiroides (TSH) de 24.9 μUI/ml y la concentración de tiroxina libre de 8 pmol/L. En este caso es importante valorar los antecedentes de hipertiroidismo. Se identifican las opciones terapéuticas para controlar su estado tiroideo actual.

++

FISIOLOGÍA DE LA TIROIDES

++

La glándula tiroides normal secreta cantidades suficientes de hormonas: triyodotironina (T3) y tetrayodotironina (T4, tiroxina), para normalizar el crecimiento y el desarrollo, la temperatura corporal y la energía de una persona. Estas hormonas contienen 59 y 65%, respectivamente, de yodo como parte esencial de la molécula. La calcitonina, que es la segunda hormona tiroidea en importancia, es indispensable para la regulación del metabolismo de calcio y sus características se describen en el capítulo 42.

++
Metabolismo del yodo
++

El consumo diario recomendado es de 150 μg de yoduro (I-)* (200 μg durante el embarazo).

++

El yoduro, que se ingiere de los alimentos, agua o fármacos, se absorbe con rapidez y se incorpora al fondo común del líquido extracelular. La glándula tiroides “capta” de dicho fondo común 75 μg para síntesis de hormonas y el sobrante se excreta en la orina. Si aumenta el consumo de yoduro decrece la captación fraccionada de yodo por parte de la tiroides.

++
Biosíntesis de hormonas tiroideas
++

El yoduro, una vez captado por la tiroides, pasa por una serie de reacciones enzimáticas, que lo incorporan a la hormona tiroidea activa (fig. 38-1). La primera fase es el transporte del yoduro al interior de la glándula, por una proteína intrínseca de la membrana basal de la célula folicular, llamada cotransportador unidireccional de sodio-yoduro (NIS); dicha sustancia es inhibida por aniones como tiocianato (SCN-...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.