Skip to Main Content

++

NOTA

+
++

Los autores agradecen a Henry F. Chambers, MD, por sus contribuciones a las ediciones previas.

++

SULFONAMIDAS, TRIMETOPRIM Y QUINOLONAS

++

ESTUDIO DE CASO

Una mujer de 59 años acude a una clínica de atención de urgencias con antecedente de cuatro días de micción frecuente y dolorosa. Ha presentado fiebre, escalofríos y dolor de flanco en los últimos dos días. Su médico le recomendó acudir de inmediato a la clínica para su valoración, donde se encuentra febril (38.5°C) pero estable y refiere que no presenta náusea o vómito. Su uroanálisis con tira reactiva es positivo para la leucocito esterasa. Se ordenan también análisis general de orina y urocultivo. Sus antecedentes médicos son significativos por haber presentado tres infecciones de vías urinarias en el último año. Cada una de esas afecciones careció de complicaciones, se trataron con trimetoprim y sulfametoxazol y se resolvieron rápido. También presenta osteoporosis, para la que toma un complemento diario de calcio. Se toma la decisión de tratarla con antibióticos orales por una infección de vías urinarias complicada, con vigilancia estrecha. Dados los antecedentes ¿cuál es una opción razonable del tratamiento empírico con antibióticos? Según el antibiótico elegido, ¿existen interacciones farmacológicas potenciales?

++

■ FÁRMACOS ANTIFOLATO

++

SULFONAMIDAS

++
Aspectos químicos
++

En la figura 46-1 se muestran las fórmulas básicas de las sulfonamidas y su similitud estructural con el ácido p-aminobenzoico (PABA, p-aminobenzoic acid). Se obtienen sulfonamidas con propiedades físicas, químicas, farmacológicas y antibacterianas variables al añadir sustituyentes a los grupos amido (–SO2–NH–R) o amino (–NH2) del núcleo de la sulfanilamida. Las sulfonamidas tienden a ser mucho más solubles en pH alcalino que en pH ácido. Casi todas se pueden preparar como sales de sodio, que se utilizan para administración intravenosa.

++
FIGURA 46-1

Estructuras de algunas sulfonamidas y el ácido p-aminobenzoico.

Graphic Jump Location
++
Mecanismo de acción y actividad antimicrobiana
++

Los microorganismos susceptibles a las sulfonamidas no pueden usar el folato exógeno, a diferencia de los mamíferos, sino que deben sintetizarlo a partir de PABA. Por tal razón, esa vía (fig. 46-2) es indispensable para la producción de purinas y la síntesis de ácidos nucleicos. Como análogos estructurales de PABA, las sulfonamidas inhiben a la dihidropteroato sintetasa y la producción de folato. Las sulfonamidas inhiben a las bacterias tanto grampositivas como gramnegativas Nocardia sp, Chlamydia trachomatis y algunos protozoarios. También inhiben algunas bacterias entéricas como Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Salmonella, Shigella y Enterobacter sp. Es interesante subrayar que las ricketsias no son inhibidas por las sulfonamidas sino que su crecimiento se estimula. Su actividad es deficiente contra los anaerobios. Pseudomonas aeruginosa es intrínsecamente resistente de manera natural a las sulfonamidas.

++
FIGURA 46-2

Acciones de sulfonamidas y trimetoprim.

Graphic Jump ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.