Skip to Main Content

++

Envejecimiento y nutrición

++

El mejor de los manjares es el que te quita el hambre, más vale lo poco que basta que lo mucho que no alcanza.

LAS MIL Y UNA NOCHES

++

¡Mantenerse joven y nunca envejecer! parece ser la consigna. La inmortalidad ha sido negada a los hombres, sólo los dioses permanecen siempre. Querer acercarse a tal condición ha provocado no pocas desgracias; sin embargo, es un anhelo al que es difícil renunciar. Desde tiempos remotos se han buscado fórmulas mágicas, no en realidad para alcanzar la inmortalidad, pero sí para prolongar la vida. Pueden recordarse la poción maravillosa descrita hacia el año 1000 a.C. en Egipto en el Libro para transformar un viejo en joven, el gerovital de la doctora Ana Aslan en la segunda mitad del siglo XX o los viejos alquimistas que buscaron el elixir vitae, un brebaje que garantiza al que lo posee la eterna juventud. ¿Quién no ha sido tentado por la propaganda de los nuevos y maravillosos métodos para detener el proceso de envejecimiento?, ¿cuántas recetas existen para mantenerse joven?

++

Prácticamente en todas las culturas existen recomendaciones para conservar y prolongar la vida y muchas de ellas tienen una relación directa con la nutrición; la dieta es el componente más importante para retrasar o acelerar el proceso del envejecimiento. Los consejos son diversos, desde mantener una alimentación libre de grasas y con abundantes frutas y verduras hasta las dietas más extravagantes, como la de consumir ajos y 14 onzas de vino diariamente, incluidos la moderación en todas las cosas, el consumo de un brebaje durante 12 días seguidos (“Toma cuatro onzas de calx auri disuelto filosóficamente, lignum aloes y de tres arenarias, aljófares…”) o el ayuno prolongado como forma de limpieza y purificación, entre muchos otros. Existen múltiples referencias anecdóticas acerca de los beneficios que brinda consumir determinado grupo de alimentos. En su tiempo, Benjamin Franklin aconsejaba “comer para vivir y no vivir para comer”, es decir, limitar la cantidad de comida para mantener la salud. En el siglo XVIII, en un tratado de geriatría, se sugería a las personas mayores evitar el azúcar y los productos adobados, además de consumir grandes cantidades de frutas y verduras y limitar la ingestión de cualquier tipo de carne. En el siglo XIX, algunos médicos atribuían el envejecimiento a la acumulación de toxinas producidas en el intestino grueso que el organismo absorbía, razón por la cual proponían la ingestión de bacilos productores de ácido para destruir a los microorganismos que invadían el colon. Éste es también origen del consejo de aplicar enemas para tratar algunas enfermedades (llamadas también lavativas). En la actualidad se utiliza el concepto de translocación bacteriana, que puede observarse en pacientes con enfermedades graves y ayuno prolongado.

++

Si de longevidad se trata, habría que recordar el Génesis, en el que se habla de la vida de los 10 patriarcas: Enoch, 375 años; Matusalén, 979 años; ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.