Skip to Main Content

++

Introducción

++

Las artrosis se definen como las artropatías no inflamatorias caracterizadas por la destrucción del cartílago articular y cambios reactivos en la epífisis ósea adyacente. A pesar de ser una de las enfermedades más comunes de los vertebrados, no se reconoció como una entidad diferenciada sino hasta principios de este siglo. Desde entonces se han reconocido otras artropatías y también diversas formas clínicas y etiológicas. Las enfermedades del aparato osteoarticular son importantes por su frecuencia y porque representan en geriatría graves problemas que afectan la funcionalidad, al grado de que pueden considerarse la mayor causa de morbilidad y discapacidad funcional en los viejos, seguidas por la osteoporosis, fracturas y dolor crónico. Se calcula que 49% de las personas mayores de 65 años sufre alguna forma de artrosis o artritis de diversos factores etiológicos. La osteoartrosis es la más frecuente de las enfermedades reumáticas y se observa en 35 a 45% de los ancianos. Hasta 11% necesita asistencia para alguna actividad diaria por esta causa. El término artrosis se ha generalizado en la población y en muchas ocasiones se percibe como una grave sentencia, tanto por el médico como por el enfermo. El conocimiento de la entidad es fundamental con objeto de establecer un diagnóstico y un tratamiento correctos, y suprimir los factores agravantes.

++

La implementación de un programa de ejercicios y acondicionamiento físico para incrementar la fuerza, resistencia y balance ofrece beneficios en muchos de los estadios de la enfermedad y es útil también para reducir el riesgo de caídas y ayudar a mantener la movilidad y la función. Los fines básicos de la rehabilitación en estos casos es servir de apoyo a los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos, minimizar el dolor, mejorar la función y favorecer la calidad de vida. Al interrogar al paciente hay que preguntar siempre si sufre reumatismos o dolores reumáticos, que también son los términos usados por ellos para referirse al dolor producido por osteoartropatías en general. Aunque la enfermedad primaria sea de otra naturaleza, es muy frecuente que los pacientes tengan este tipo de dolor en caderas, dorso y nuca y, asimismo, en rodillas, codos, manos y espalda. Muchas veces no se trata de síntomas habituales de la vejez, sino de enfermedades que deben diagnosticarse y tratarse en forma apropiada.

++

Desde el momento en que los síntomas se acentúan con la carga, son aconsejables ciertos periodos de descanso durante el día y no utilizar en exceso las articulaciones lesionadas (Daly y Berman, 1993). En los osteoartríticos se observa una reducción de la fuerza, capacidad aeróbica, resistencia, tiempo de marcha y capacidad total de trabajo (Fisher et al., 1991). Por ello, las actividades cinesioterápicas deben adaptarse a las capacidades de cada enfermo y, en el caso de incrementarse las molestias dolorosas, el programa debe modificarse, incluso en ocasiones con utilización de las movilizaciones isométricas que no producen movimiento articular.

++

Antes de todo intento rehabilitador de este tipo de procesos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.