Skip to Main Content

++

Introducción

++

La demencia, cualesquiera que sean sus orígenes, es una enfermedad geriátrica de gran efecto sobre la funcionalidad; si bien algunos pacientes no experimentan trastornos graves en las praxias, el deterioro de las funciones mentales superiores es suficiente para que dependan de otros. La diversidad de desafíos que se enfrentan en el cuidado diario es enorme; la familia, los profesionales y los cuidadores han de desplegar gran cantidad de habilidades para el cuidado cotidiano.

++

Quienes cuidan a pacientes afectados por la demencia necesitan contar con opciones, alternativas, capacidad de escuchar y consuelo de los profesionales. Puesto que no hay fórmulas establecidas, en cada caso deben ofrecerse alternativas de cuidado mediante un análisis detallado de la situación particular, incluidos personalidad y actividades previas del individuo, daños ocasionados por el problema demencial, ambiente en que se cuida al paciente, opciones de cuidadores, etc.; asimismo, es necesario definir si los problemas repercuten de manera peligrosa en el individuo o el cuidador (p. ej., agresión), o si tan sólo se trata de sobrecarga, desconocimiento de lo que ocurre y mala interpretación de las necesidades (p. ej., deseo de compañía y contacto físico que se confunde con sexualidad inapropiada).

++

En principio, debe priorizarse la seguridad y el cuidado diario. En seguida hay que conocer qué segmentos funcionales organizados del cerebro están en condiciones de aprovecharse para la rehabilitación y la conservación de ciertas capacidades que contribuyen a la independencia y el bienestar, qué funciones mentales estaban más desarrolladas según la historia clínica y qué puede proporcionar algún grado de satisfacción y validación. A continuación, el aprovechamiento de esta plasticidad puede evitar o paliar los comportamientos aberrantes.

++

Entrenamiento cognoscitivo

++

Al revisar la evolución del área de entrenamiento cognoscitivo de las personas mayores se tiene la impresión de que se recorre el mismo camino transitado en el caso de los niños.

++

Como Saiz (1990) apunta, puede pensarse que el retraso de los proyectos educativos para la vejez puede deberse al gran peso que el enfoque psicométrico ha impuesto en el estudio de la inteligencia y las aptitudes, enfoque que hasta hace poco suponía un declive lento e irrecuperable.

++

La presuposición de que las mejorías cognoscitivas eran imposibles condujo a que en la psicogerontología las medidas iniciales fueran programas de rehabilitación aplicados a las necesidades asistenciales más acuciantes; esto es, programas conductuales dirigidos a las habilidades básicas de autocuidado. Después se amplió a áreas como la memoria y la psicomotricidad, con un objetivo fundamentalmente enfocado en la rehabilitación en el caso de la demencia; apenas hace pocos años la atención se desplazó a las habilidades cognoscitivas más complejas y a las poblaciones sanas.

++

En un principio, estos programas fueron específicos (se trataba un problema particular en determinado contexto) y protésicos, centrados en la compensación mediante estimulación o propiedades inherentes a la tarea y, por lo tanto, pasivos (no se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.