Skip to Main Content

++

Reserva homeostática

++

Qué tipo de cuidado, cuánto y cuándo parar.

GILLICK

++

El proceso de envejecimiento tiene como resultado la merma de las reservas fisiológicas y con ello la mayor susceptibilidad a los estímulos externos; las respuestas son más lentas pero más complejas y deficientes; esto es, el marcador de la edad avanzada es la vulnerabilidad, llamada fragilidad (del inglés frailty, palabra mal traducida al español). Es importante enfocarse en la fisiología del envejecimiento y no en la patología, para darle así fuerza a la geriatría preventiva como propone Rowe (figura 107-1). De esta manera sería posible alcanzar cada vez más y mejor un buen envejecimiento, el llamado envejecimiento exitoso, en el que más personas envejecidas estén en mejores condiciones; en este concepto la dependencia y la discapacidad son entonces menos frecuentes, algo muy oportuno en un futuro no lejano, cuando la población envejecida sea numerosa y los cuidadores y recursos limitados; es necesario cambiar la visión estigmatizada de la vejez por una más positiva y optimista.

++
++

Como lo define Hayflick, el envejecimiento es un fenómeno del azar (estocástico) que lleva después de las etapas reproductivas a un trastorno (entropía) molecular progresivo: “[…] de la homeostasis a la alostasis”. El envejecimiento es universal, individual y progresivo, y afecta a cada individuo y cada sistema del individuo en diferente forma. Por lo general, inicia hacia los 30 años cuando la maduración sexual y la reproducción han concluido (aunque hoy día continúa la reproducción después de los 30 años); a partir de entonces se dice que se pierde 1% de las reservas funcionales por año, lo que en condiciones regulares lleva a una disminución de la mitad alrededor de los 80 años; si a lo anterior se suman enfermedades y otras eventualidades, la merma es más significativa aunque quizá no homogénea en los aparatos y sistemas; este proceso se denomina homeoestenosis, es decir, la disminución de la capacidad para retornar a un equilibrio fisiológico (reducción en la resiliencia), lo que puede definir la edad fisiológica en paralelo con la cronológica, mental, psicológica, social y funcional. La edad fisiológica, si se precisa, permite una perspectiva clara en los cuidados médicos que deben proveerse para evitar problemas agregados discapacitantes y sufrimiento adicional. La biología del envejecimiento pretende prolongar la vida humana, procurar y aumentar el vigor físico, prevenir o tratar las enfermedades a cualquier edad. Infortunadamente, hasta el momento se ha conseguido vivir más años, pero en muy malas condiciones con un sistema de salud colapsado en el cual los pacientes envejecidos sufren discriminación y encarnizamiento. La perspectiva al envejecer es por el momento desalentadora; es necesario trabajar en un cambio sustancial, que en lo fututo permita mejores condiciones para una población envejecida numerosa.

++

Se denomina reserva homeostática a la capacidad de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.