Skip to Main Content

++

Introducción

++

Jubilarse de la jubilación, el secreto…

++

Aunque en todos los escritos sobre el tema se menciona que la palabra jubilación denota júbilo y alegría, el diccionario también incluye la connotación de desechar por inútil. Esto muestra las dos caras de la jubilación, que constituye uno de los cambios más drásticos y significativos en la vida de una persona, un hito que pone a prueba la fortaleza interior de cada individuo y los recursos que debe desplegar para adaptarse a una nueva vida en la que se pierden el estatus social y económico, la motivación y algunas actividades, en especial las rutinas. Los motivos que llevan a abandonar la actividad productiva remunerada, es decir, el trabajo, son muy variados. Algunos toman la jubilación con beneplácito porque el trabajo que desempeñan es físicamente demandante o porque les desagrada, aunque es imprescindible para la supervivencia a falta de otras oportunidades; otros dejan de trabajar porque creen que ya no pueden desempeñarse de manera adecuada por diversas razones y, por último, la mayoría lo hace de manera obligada porque la ley así lo dispone.

++

En efecto, existe una obligatoriedad legal y ésta se debe a razones sociales de peso que plantean importantes conflictos, entre otros dejar el lugar a los jóvenes que ya se prepararon para la vida y necesitan trabajar. En otras épocas, un joven de 18 años se había iniciado ya en las actividades productivas y, por lo general, tenía una familia; al mismo tiempo, la gente de 60 años ya era vieja, y al dejar el trabajo se enfermaba y moría en pocos años. Tras la Revolución Industrial, los logros de la lucha de los trabajadores llevaron a ofrecer el beneficio de la jubilación a los 60 años, cuando se podría disfrutar del descanso con una compensación económica (pensión), fruto del trabajo previo y otros ocuparían el lugar en la fuerza de trabajo. Se calculaba que la pensión se erogaría por poco tiempo, de acuerdo con la esperanza de vida de entonces. Sin embargo, las cosas cambiaron con el fenómeno del envejecimiento mundial; la esperanza de vida se alarga cada vez más y los jubilados sobreviven más tiempo, lo cual rebasa los presupuestos sociales no sólo porque se prolonga el tiempo que se paga la pensión, sino porque se consumen muchos otros recursos de la seguridad social, sobre todo los de la salud. En consecuencia, es tiempo de redefinir y plantear la jubilación con otros parámetros. Por un lado, en la actualidad los jóvenes dependen de su familia por más tiempo y no es raro ver que a los 30 años o más apenas empiezan a plantearse la formación de una familia; muchos tampoco han iniciado su vida productiva porque alargan cada vez más la preparación intelectual, esto es, el tiempo de la madurez se recorre. Si la expectativa máxima de vida y el bienestar pudieran alargarse mucho más tiempo, lo que técnica y científicamente no parece ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.