Skip to Main Content

++

Introducción

++

No hay vida sin coexistencia y no hay coexistencia sin confrontación.

++

La sustitución de voluntades en la edad de la discreción

++

Esta sección parte de la presuposición, desde mi modesto punto de vista, de que el principal problema para el manejo de los conflictos que enfrentan las personas en la edad de la discreción se deriva de la sustitución de sus voluntades por quienes los rodean.

++

En un libro sobre geriatría, este capítulo pretende también ser un enfoque esperanzador. Las razones son las siguientes.

++

Primero, el conflicto de la vida se maneja con mayor facilidad con el envejecimiento. Es una de las habilidades inherentes del ser humano y se perfecciona con la práctica. Nadie es sabio de nacimiento; son el tiempo y la práctica los que hacen posible el crecimiento de las personas. El tiempo enseña lo que la razón no puede, según lo ilustra el popular adagio: “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

++

Un buen ejemplo de la sabiduría ante la vida es el síndrome de los abuelos, para quienes la educación de los niños es irrelevante (a fin de cuentas cada niño desarrollará capacidades innatas). En contraste, los padres que asumen la responsabilidad sobre sus descendientes creen que pueden ser decisivos en la formación del temperamento de sus hijos. Esta distinta actitud frente a los niños es resultado de la experiencia de la vida en el manejo de conflictos de los abuelos.

++

Segundo, el conflicto es vida y la base para los procesos creativos. Mientras haya vida no es posible resistirse al conflicto porque la vida es conflicto. No hay vida sin coexistencia y no hay coexistencia sin confrontación. Tratar de eludir el conflicto es resistirse a vivir.

++

Tercero, en el manejo de los conflictos no intervienen conocimientos especializados, ya que todas las personas tienen cierto conocimiento básico. No se trata de que el carpintero haga la obra del labrador, ni el tejedor la del arquitecto, ni el médico la del abogado: el arte de manejar conflictos no tiene profesiones, edades o género específicos. Todas las personas pueden manejar conflictos de forma creativa, aunque no lo sepan.

++

¿Habilidades para el manejo de conflictos?

++

El punto de partida es que todos los seres humanos nacen con habilidades genéticas para dirimir conflictos con otros. Si no fuera así, la especie humana no existiría o habría desaparecido. Estas habilidades se desarrollan durante la vida y están condicionadas, desde el punto de vista evolutivo, para gestionar conflictos y se contextualizan durante la vida con factores lingüísticos, culturales, sociales, políticos y religiosos, a los cuales se agregan capacidades profesionales y técnicas. Con la práctica se depuran.

++

Entre las primeras interacciones del ser humano figuran la negociación y la mediación para sobrevivir: ya entre madre y recién nacido hay una ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.