Skip to Main Content

++

Introducción

++

La valoración geriátrica es una herramienta muy valiosa para la atención de la población envejecida. Desde hace más de 20 años, varios estudios clínicos han demostrado su beneficio en cuanto a la reducción significativa del deterioro funcional, la disminución de la morbilidad, la estancia hospitalaria, la optimización de los recursos y la reducción de los costos. Un estudio reciente realizado en pacientes de la consulta externa demuestra una mejoría en la salud mental cuando se aplica un programa de valoración diseñado por un experto en geriatría. Los individuos que más se benefician de este tipo de valoración son los considerados pacientes de alto riesgo (frágiles), es decir, los que tienen trastornos superpuestos y los mayores de 80 años. Sin embargo, el beneficio también se extiende a todos los demás, ya que es un instrumento que establece los problemas principales y descubre bien los riesgos, lo cual permite aplicar medidas útiles y precisas de prevención o tratamiento en caso necesario. En consecuencia da prioridad a una atención integral atendiendo los varios componentes de las afecciones

++

Las distintas y variadas formas de presentación de las enfermedades en los viejos hacen necesario este tipo de instrumentos de diagnóstico, ya que además de los problemas bien conocidos en la medicina interna, se agregan otros relacionados específicamente con el proceso del envejecimiento, que muchas veces pasan inadvertidos cuando no se aplica este tipo de valoración.

++

Los objetivos y la metodología son distintos a los utilizados en el adulto joven; no es lo mismo enfrentar un espectro de problemas que se superponen y cambian de manera constante que establecer diagnósticos basados en síndromes específicos. Es por esta razón que se utilizan diversos instrumentos de valoración que han evolucionado a través del tiempo, en la búsqueda de precisión, rapidez y facilidad de aplicación. Los médicos que atienden a los viejos deben, de manera inicial, cambiar la manera de enfrentar los problemas, pensar de forma distinta e integrar los signos y síntomas en relación con un conjunto de problemas. Para ello existen diversos instrumentos que hacen posible dicha tarea. Las escalas de detección y valoración diagnóstica forman parte de estas herramientas, dado que permiten el reconocimiento de trastornos y su valoración y estudio a través del tiempo, de tal modo que se mejoran la objetividad y la comunicación entre todos los afectados. Queda claro que la valoración no sólo se refiere a la aplicación de escalas, sino que más bien éstas forman parte de todo un proceso de estudio y reconocimiento.

++

La valoración geriátrica representa una actividad compleja en la cual intervienen varios actores. El objetivo de dicha valoración es mejorar la función y los objetivos son: a) identificar la mayor parte de los problemas que puede presentar un paciente en particular; b) establecer la interrelación entre éstos; c) instituir medidas terapéuticas específicas; d) elaborar planes de rehabilitación; e) iniciar medidas de prevención; f) optimizar ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.