Skip to Main Content

++

Introducción

++

Existen algunos principios básicos que deben considerarse en relación con el síndrome de inmovilidad en la población geriátrica:

++

  • La vida es movimiento.

  • La inmovilidad es resultado de varios factores que interaccionan de forma negativa.

  • Es importante dilucidar qué factores contribuyen a la inmovilidad para valorar el potencial de la rehabilitación.

  • Los fármacos contribuyen con frecuencia.

++

La inmovilidad no es una característica de la vida y menos aún del envejecimiento. En realidad, la vida fluye gracias a la adaptación, que se convierte en una amenaza en general para la vida y en particular para la salud cuando no es suficiente o se pierde; es reflejo de múltiples interacciones de sistemas y subsistemas que hacen posible la vida. La inmovilidad se define como el descenso de la capacidad para desempeñar actividades de la vida diaria por deterioro de las funciones motoras por cuando menos tres días. Esta pérdida súbita de la independencia que confina al sujeto a la cama o a una silla es efecto de problemas igualmente repentinos, como traumatismos, enfermedad vascular cerebral, delirium o infarto agudo del miocardio, u otros muchos, situación en la cual la prioridad es determinar la causa condicionante de la inmovilidad. Desde luego, se trata de una urgencia médica que en los pacientes ancianos afecta el pronóstico funcional. Cuando dicha inmovilidad se prolonga por tres meses, la mortalidad alcanza 33% y hasta 58% al año.

++

También puede ocurrir en forma lenta y paulatina en aquellos ancianos que experimentan un envejecimiento patológico o padecen los mitos del envejecimiento que restringen de forma gradual su desplazamiento en su entorno (localidad u hogar) y probablemente sólo contemplen la vida desde su dormitorio. En consecuencia, 18% de los sujetos de 65 a 74 años de edad tiene problemas para movilizarse y, a partir de los 75 años de edad, más de la mitad de ellos tiene al parecer dificultades para salir de su casa; una proporción de 20% permanece en su domicilio. Este inconveniente no se consigna a menudo en el historial clínico a pesar de que da origen a múltiples complicaciones; muchas veces el problema no lo reconocen los miembros del equipo de salud, como familiares y cuidadores, dado que es habitual que sea muy frecuente en la vejez.

++

La inmovilidad afecta de manera negativa al proceso de envejecimiento y la atención debe enfocarse en el aspecto físico, psicológico y espiritual del enfermo, ya que la identificación de las repercusiones enormes que ocasiona la inmovilidad permite establecer medidas preventivas y terapéuticas para minimizar sus consecuencias. Con el apoyo de la gericultura es posible evitar una evolución clínica de desacondicionamiento e inmovilidad, dado que pueden rescatarse muchas capacidades motrices con la prevención bien dirigida. Al valorar esta problemática, debe incluirse una visión holística para reconocer los factores modificables (barreras arquitectónicas, espacios y objetos del medio ambiente) para establecer objetivos reales a corto, mediano y largo plazos junto con los cuidadores ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.