Skip to Main Content

++

Introducción

++

Bastan unos cuantos días para que un anciano postrado y sin realizar ninguna actividad deje de moverse, enderezarse, ponerse en pie, caminar, asearse, vestirse o controlar sus esfínteres, si los medios humanos y materiales no lo impiden. Una estancia hospitalaria corta puede mejorar la afectación focal, motivo del ingreso, pero también precipitar la pérdida funcional y comprometer las posibilidades de retorno al medio habitual de la vida.

++

La regresión psicomotriz que conlleva la pérdida de autonomía es un problema observado en los ancianos y tiene un carácter global; es decir, afecta las esferas motora, intelectual y psicoafectiva. La práctica geriátrica cotidiana ha demostrado que ciertas enfermedades no figuran entre los cuadros nosológicos comunes de la neurología y la psiquiatría, con el riesgo implícito de incurrir en una actitud fatalista por la falta de información, lo cual da lugar algunas veces a no ofrecer a la persona afectada una alternativa rehabilitadora o instituir prácticas terapéuticas adecuadas. La regresión psicomotriz es con frecuencia el caso y se interpreta como un envejecimiento extremo o un problema demencial sin probabilidades de mejoría.

++

Gaudet describió por primera vez esta entidad en 1986 y la llamó de forma inicial “síndrome de regresión psicomotriz”, aunque en fecha reciente se la ha denominado “síndrome de desadaptación psicomotriz”.

++

Hoy en día se la conoce en las publicaciones también como síndrome de desadaptación psicomotriz, sobre todo en relación con problemas neurológicos específicos, como la enfermedad de Parkinson. Otras veces se interpretan de forma equívoca los datos del desacondicionamiento funcional, como la alteración de la postura (con tendencia flexora) y la rigidez muscular por disminución de la actividad, aunque cualquiera de estas manifestaciones puede llevar al final a la regresión o desadaptación. Algunos problemas geriátricos tan complejos como la fragilidad cursan con sarcopenia, que por sí misma puede desencadenar el deterioro, más aún si el paciente es frágil y sufre otros problemas de salud física, competencia social o aplanamiento emocional; éste es el caso de la coexistencia de varios factores. Un ejemplo es el individuo que por alguna circunstancia física reduce su actividad, se aísla de manera paulatina, pierde importantes contactos sociales y muestra al final reacciones emocionales depresivas; todos estos factores combinados minan primero sus capacidades físicas y luego lo llevan a la regresión. La enfermedad depresiva es una entidad de suma importancia, dado que se diagnostica pocas veces y, por tanto, se trata menos aún; si se parte del punto en el cual el paciente muestra ya una acusada apatía, es escasa la probabilidad de que reciba el tratamiento adecuado farmacológico y psicoterapéutico y prácticamente nunca se ofrece una rehabilitación neurocognoscitiva.

++

Discretas o notorias, las regresiones psicomotrices en los ancianos constituyen una de las vías de investigación más fecundas, en las cuales la situación desencadenante (que siempre debe enfocarse desde una visión multidimensional) es a menudo demasiado compleja para que pueda tratarse como una entidad aislada. Es muy claro ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.