Skip to Main Content

++

Introducción

++

Con el paso del tiempo los pies sufren algunos problemas; hasta 20% de la población geriátrica se queja de dolor en los pies. No se conoce con precisión la prevalencia de las afecciones podiátricas, ya que no hay un acuerdo en la definición y en ésta pueden incluirse desde la incapacidad para cortarse las uñas como consecuencia de deficiencias funcionales y la imposibilidad de encontrar zapatos adecuados hasta las úlceras extensas. Asimismo, pueden incluirse en las anomalías de la piel las alteraciones de las estructuras musculoesqueléticas, enfermedades vasculares, neuropatías, heridas extensas, deformidades y otros trastornos más. También influyen la forma en que estos problemas afectan la salud en geriatría y el tipo de población incluida dada la gran diversidad en el envejecimiento. Hasta la mitad de los pacientes ancianos refieren callos, hallux valgus, deformidades del dedo pequeño o engrosamiento de las uñas. En el extenso estudio multinacional Aquilles Foot Screening Project, en el que se recopilaron datos de casi 14 000 personas de edad avanzada, se encontró que 78% de las personas mayores de 65 años tiene problemas en los pies, los más comunes de los cuales son onicomicosis (48%), tiña podal (29%), pie plano (28%), callosidades (26%) y dedo en martillo (24%). Infortunadamente, las muestras del estudio se tomaron en clínicas dermatológicas, lo cual explica las anomalías. A una pregunta específica: “¿tiene usted problemas en los pies?”, 87% responde de manera afirmativa.

++

Los ancianos muestran una notoria insatisfacción si hay incomodidad o dolor en los pies; además, otros problemas graves pueden ser efecto de las alteraciones en los pies o empeorados por ellas. Las anomalías son reflejo del paciente mismo, la carga del peso corporal durante años, los problemas ortopédicos desde la juventud, el uso de calzado inadecuado, la atención al cuidado personal y los problemas acumulados a lo largo de la vida, sobre todo en los ámbitos ortopédico, neurológico y vascular. Los problemas de los pies causan disminución de la locomoción, abatimiento funcional y molestias crónicas.

++

Los pies pueden ser el punto donde coinciden varias alteraciones sufridas durante la vida y reflejan en síntesis el uso, abuso y desuso de los hábitos personales. Soportan directamente los aumentos de peso, por ejemplo, en el embarazo; en este caso, el cambio del centro de gravedad y el peso extraordinario pueden alterar la estructura del pie; algunas veces se presupone que los pies crecen, aunque sólo se estiran tendones, músculos y fascias, por lo que se experimenta un incremento de la longitud y ancho como consecuencia de alteraciones de los espacios interóseos por subluxaciones. Algo parecido ocurre con la obesidad. De igual modo, el calzado que impone la moda puede ocasionar graves problemas al no dejar espacio suficiente; por ejemplo, dedos en garra, callos, acortamientos y otras deformidades. Menos atención han merecido los microtraumatismos repetidos, las deformidades constitucionales, los excesos, etc. Todas estas anomalías pueden ser tan graves que afectan la estabilidad y al final ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.