Skip to Main Content

++

Inconvenientes de la fragmentación: análisis de problemas complejos

++

Mantener a los viejos sanos debe estar entre las prioridades.

A veces esto significa alejarlos del sistema sanitario habitual.

++

Muchos profesionales y no profesionales de la salud tienen dudas acerca de la necesidad y los beneficios de la geriatría y no reconocen las diferencias que representa una persona envejecida, en especial si es muy vulnerable; en varios casos presuponen que, al tratarse de pacientes enfermos con diagnósticos diversos, deben recibir atención de varios especialistas, entre ellos cardiólogos, neurólogos, reumatólogos, ortopedistas, oftalmólogos y, de forma ocasional, internistas. Esta idea y modelo social de atención a la salud tiene graves inconvenientes para los pacientes envejecidos. Una persona de edad avanzada no se caracteriza tan sólo por el número de años que ha acumulado, sino por el desgaste individualizado y la concurrencia de varios factores adversos que la hacen vulnerable (frágil); tales factores interactúan y se retroalimentan de manera negativa en una forma sigilosa, que no puede reconocerse en una mala suerte de fragmentación al tratar los problemas geriátricos; en realidad, los diagnósticos que establece un médico geriatra resultan extraños para otros profesionales de la salud, además de que las normas y evidencias que privilegia la medicina actual son apenas aplicables a la población envejecida enferma.

++

La regla en el envejecimiento es la diversidad, razón por la cual la medicina geriátrica se practica en diversos escenarios: hospitales, domicilios, consulta externa, asilos, cuidados paliativos, etc. De igual modo, toda clase de médicos, cualquiera que sea su especialidad, atiende a pacientes viejos, incluidos los pediatras. No sorprende entonces que se considere la geriatría entre las especialidades actuales más importantes, junto con la psiquiatría y la genética. El geriatra tiene la encomienda tanto de atender al creciente número de viejos, como de procurar en la población general una mejor forma de envejecer y también de difundir, a través de la gerontología, una cultura del envejecimiento en todas sus vertientes.

++

La persona que ha envejecido presenta los problemas de salud en forma atípica, sea por las bajas reservas fisiológicas o por la interacción de varios problemas a la vez, entre ellos asuntos sociales y mentales que habitualmente otros especialistas desconocen. Asimismo, influye la percepción de que, en el caso de pacientes tan viejos y enfermos, poco puede hacerse, una actitud algunas veces pesimista que reduce oportunidades valiosas de intervención y provoca incluso negligencia. Otras veces, la actitud es de franco encarnizamiento terapéutico, en el que participan varios profesionales de salud que entienden de manera subóptima el envejecimiento y pueden provocar malos resultados y afectar el bienestar y la voluntad de los viejos atendidos, sin dejar de lado el dispendio de recursos que podrían invertirse en una atención de más calidad específica para el grupo de los pacientes de edad avanzada. Otras veces se reconocen algunos hallazgos que no significan en todos los casos una enfermedad: rigidez en el cuello, algunos estertores ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.