Skip to Main Content

++

Introducción

++

Las personas envejecidas se quejan con mucha frecuencia de dolor reumático (suelen referirlo como “reumas”) y no pocas veces es la queja principal que señalan al llegar a la consulta porque las molestias limitan sus actividades y son causa frecuente de automedicación.

++

El reumatismo significa dolor y rigidez en cualquier parte del sistema musculoesquelético, por lo que el término resulta por completo inespecífico. En consecuencia, no puede considerarse un diagnóstico. Puede ser articular y extraarticular, localizado y generalizado, agudo y crónico, curable e incurable, etc.; todas estas combinaciones y algunas más dan lugar a una gran lista de padecimientos que, de acuerdo con el American College of Rheumatology, sobrepasa las 150 anomalías.

++

Es común en la práctica médica que el clínico indique una propuesta terapéutica incluso antes de contestar a las preguntas básicas y precisar el diagnóstico; el viejo abandona entonces el consultorio privado o institucional sólo con un analgésico o un antiinflamatorio no esteroideo como “respuesta” a su dolor articular o su dolor reumático, sin reconocer los factores etiológicos de los síntomas; esto se conoce como el tratamiento de los efectos sin precisar las posibles causas. Las molestias reumáticas ameritan una detallada investigación de antecedentes y semiología y de observación clínica. Debe precisarse su origen, para lo cual conviene responder, entre otras, las siguientes preguntas:

++

  • ¿El dolor articular se relaciona con inflamación?

  • ¿La artralgia es única o múltiple?

  • ¿Es simétrica o asimétrica?

  • ¿Se trata de un padecimiento confinado a las articulaciones o es expresión de una enfermedad multisistémica?

++

Una de las consideraciones básicas es que las artralgias pueden deberse al envejecimiento y muchas veces su origen no se halla en la articulación sino en los tejidos blandos (músculos, tendones, ligamentos, bolsas). Otras veces, el punto de partida sí es la articulación y debe pensarse en primera instancia, si son varias las articulaciones afectadas, en la osteoartritis (OA); empero, otras entidades como la condrocalcinosis (enfermedad por cristales de pirofosfato de calcio) y la misma osteoporosis, por mencionar algunas, pueden producir dolores articulares mal definidos. Por ejemplo, puede resultar indistinguible cuando un paciente viejo con molestias recientes tiene una artritis reumatoide (AR) de inicio tardío o se trata de polimialgia reumática con articulaciones periféricas afectadas. En este caso, la utilización de fármacos inespecíficos ayuda a dilucidar entre ambas condiciones, ya que al reducir la dosis o retirarlos después de la duración esperada de la polimialgia reumática (enfermedad autolimitada), la eventual aparición de una recaída resultaría del todo indicativa de AR.

++

Siempre debe permitirse (y sugerirse) a los pacientes que describan sus síntomas en sus propias palabras, con uso de términos descriptivos y referencia a las principales molestias y el verdadero inicio de éstas. El clínico debe establecer mediante una semiología cuidadosa si la “queja” y el “problema” son consistentes. No debe olvidarse que si el dolor se origina en estructuras como la piel y las bolsas superficiales, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.