Skip to Main Content

++

Introducción

++

Se sabe sin duda que la prevalencia de la diabetes mellitus (DM) aumenta con la edad, la mitad de los pacientes con diabetes corresponde a individuos viejos y por mucho es la enfermedad endocrina más común en los ancianos; es una enfermedad ascendente y cada vez afecta a más personas y desde edades más tempranas; esto significa sin duda que es una clara alerta de salud pública. Además, constituye una amenaza en contra del envejecimiento en buenas condiciones (envejecimiento exitoso). En las personas mayores de 65 años se calcula que hasta 20% tiene diabetes, 50% intolerancia a la glucosa y en la mitad no se ha establecido el diagnóstico. Por lo anterior, una gran cantidad de personas de edad avanzada sufrirá las consecuencias de una enfermedad no tratada que afectará en grado notable el bienestar y la funcionalidad, y también será una gran carga para las instituciones de salud.

++

Además de su morbilidad per se, y dado que se trata de una enfermedad multisistémica, las complicaciones diabéticas se pueden encontrar en cualquier órgano y con diferente grado de incapacidad. Las cifras son las siguientes: 25% ha desarrollado retinopatía, 25% tiene neuropatía, 70% corresponde también a individuos hipertensos y en general los diabéticos tienden a sufrir más problemas cardiovasculares, cerebrovasculares, gastrointestinales (trastornos funcionales, hernia hiatal y colecistitis), y desde luego son más proclives a las hospitalizaciones por estado hiperosmolar, infecciones, insuficiencia renal, alteraciones hidroelectrolíticas, entre otros problemas. Asimismo, constituye una causa importante de caídas y es una causa frecuente de pérdida de la visión (de suyo atenuada en el viejo) y las consecuencias de ésta en los ancianos suelen ser devastadoras; hay mayor riesgo de daño vascular periférico y, en consecuencia, pérdida de las extremidades e inmovilidad; es el principal riesgo para desarrollar un episodio vascular cerebral e infarto del miocardio. Es la causa más frecuente en México de envejecimiento patológico y de desarrollar fragilidad y sarcopenia de forma acelerada. El tratamiento constituye todo un reto, no sólo por la diversidad de enfermedades que confluyen en la diabetes y la polifarmacia que implican; además, debido a los cambios que provoca en el metabolismo y excreción de fármacos, precipita efectos adversos de medicamentos y un deterioro aún mayor en la calidad de vida. Asimismo, la diabetes se suma con frecuencia a otros riesgos de salud, como el tabaquismo, sedentarismo, obesidad y depresión. En relación con esta última, Thomas Willis (quien propuso el término “diabetes mellitus” en el siglo XVIII) sugirió que la diabetes era causada por la melancolía. En la última década ha habido avances en la comprensión de los efectos de la depresión y deterioro cognoscitivo en el control de la diabetes y, por el contrario, la forma en que la depresión y el deterioro cognoscitivo pueden agravarse con la diabetes. En consecuencia, todos los médicos de cualquier especialidad atienden a pacientes con alteraciones del metabolismo de la glucosa.

++

Cambios fisiopatológicos en la diabetes ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.