Skip to Main Content

++

Grupo Balint

++

El médico es la medicina.

MICHAEL BALINT

++

Se dice que no hay mejor religión que el servicio humano, pero en esa disposición de servicio hay profesiones y oficios más expuestos de manera constante a las desdichas humanas, dado que se trata con las personas que sufren, de modo tal que es inevitable no sufrir también. Quienes trabajan en hospitales, escuelas, prisiones, orfanatos o asilos lo saben sin duda; todos los individuos han sido presa de la tristeza y de la certeza de cuán poco han hecho por los demás, aunque se dedique la vida entera a ello. Dice Ortiz Quesada: “El médico está tan sumido en el dolor que a veces ya no lo advierte, aunque le duela profundamente […], la enfermedad enferma”.

++

No es raro escuchar la frase siguiente: “Ya debes estar acostumbrado a la muerte y al sufrimiento, lo ves a diario”. Sin embargo, es loable que el médico nunca se acostumbre a ello. El profesional no sólo no se acostumbra, sino que cada día se sensibiliza más, cada vez siente el infortunio más cerca, con más intensidad, algunas veces en forma consciente, otras dejando de lado lo que provoca el dolor. Se sufre también al saber que la ayuda que puede ofrecerse es limitada.

++

Estos sentimientos son tan intensos que pueden entorpecer el desempeño profesional, justamente lo que Michael Balint observó. Mientras ejercía la psiquiatría en un hospital general europeo reconoció que en casos médicos relativamente fáciles las cosas parecían enredarse y el trabajo no se realizaba bien; en cambio, en tareas médicas de gran envergadura el desempeño era bueno. ¿Qué variable intervenía?

++

Su respuesta fue: “El médico es la medicina, es esa variable no atendida ni reconocida”, es decir, que la personalidad, los sentimientos y la forma en que el médico ofrece la medicina son más importantes que el propio tratamiento. Con cada intervención, el médico se brinda como persona y debe saber hacerlo por el bien de su trabajo y la tranquilidad de su persona. Es necesario que haya coincidencia entre las necesidades personales y las obligaciones con los demás, de modo que se genere la necesidad inmediata de adquirir conciencia de los propios sentimientos y las habilidades psicológicas para enfrentar los sentimientos del paciente y su familia; desarrollar el talento para escuchar; y descubrir, entre los tejidos de la enfermedad, otros conflictos y repercusiones no biológicas. La naturaleza horizontal y multidimensional de la geriatría la hace indispensable cuando el viejo usa su cuerpo debilitado y enfermo como interlocutor, como vehículo a través del cual expresa otros aspectos de su problemática humana y su entorno.

++

Una parte fundamental de la atención de los viejos es la psicogeriatría, disciplina casi inaccesible para el médico con gran preparación científica y técnica que suele despreciar por miedo y desconocimiento, aunque debe ser parte ineludible de la preparación gerontológica. La doctora Aydeé ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.