Skip to Main Content

++

Introducción

++

El envejecimiento es un proceso multifactorial que comprende mecanismos biológicos, psicológicos y sociales, de tal modo que se presenta y evoluciona de manera individual. En este sentido, los seres humanos envejecen de manera distinta y la edad cronológica no siempre es representativa de la biológica.

++

En 1981, Harman definió el envejecimiento como la acumulación de los déficit biológicos consecuencia de la edad avanzada que propician una mayor susceptibilidad a la enfermedad y la muerte. En 1982, Strehler y North señalaron que el envejecimiento es deletéreo, progresivo, intrínseco (no puede modificarse ni por agentes ni condiciones ambientales) y universal. Se caracteriza por la atrofia de todos los órganos y tejidos, la cual genera una disminución de las funciones fisiológicas y una mayor vulnerabilidad ante padecimientos infecciosos, metabólicos, autoinmunitarios, neoplásicos, respiratorios, osteoarticulares y cardiovasculares.

++

Acorde con el enfoque teórico ecológico y del ciclo vital humano, el grupo de investigación del autor define el envejecimiento como un proceso gradual y adaptativo, caracterizado por disminución relativa de la respuesta homeostática secundaria a las modificaciones morfológicas, fisiológicas, bioquímicas, psicológicas y sociales propiciadas por los cambios inherentes a la edad y al desgaste acumulado ante los retos que el organismo enfrenta a lo largo de la historia del individuo en un ambiente determinado.

++

Esta definición es congruente con la teoría de la alostasis o proceso de adaptación ante retos o desafíos estresantes; dicha teoría establece que el organismo responde activamente ante amenazas o retos estresantes con el fin de mantener la homeostasis; sin embargo, el mecanismo de respuesta de adaptación denominado alostasis representa un costo biológico, por lo que, al repetirse, propicia una carga alostática (allostatic load) que hace menos eficiente el proceso y favorece la aparición de padecimientos infecciosos y crónicos-degenerativos. En este sentido, se proponen algunos criterios clínicos y marcadores biológicos para vigilar la carga alostática y prevenir la aparición de enfermedades crónicas-degenerativas relacionadas con dicho proceso, entre las cuales destacan la presión arterial, circunferencia de la cintura y niveles séricos de lipoproteínas de alta densidad (HDL), entre otros (cuadro 83-1).

++
Table Graphic Jump Location
Cuadro 83-1.

Parámetros propuestos para determinar la carga alostática

++

Durante el ciclo vital humano se presentan tres fases bien delimitadas cuya respuesta y carga alostática son distintas (fig. 83-1).

++

  1. La fase de desarrollo se inicia con la concepción y culmina, en promedio, más o menos a los 24 años (tercer decenio de la vida); en esta etapa, el organismo alcanza el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.