Skip to Main Content

++

Unidad ortopédico-geriátrica

++

La fractura de cadera, una de las causas de morbilidad y mortalidad más importantes en pacientes ancianos, constituye un reto para los sistemas de salud en todo el mundo, tanto por su frecuencia como por su alto costo económico.

++

Más de una tercera parte de los mayores de 65 años sufre una caída al año y la mitad caídas recurrentes; aproximadamente una de cada 10 caídas resulta en lesiones graves como la fractura de cadera u otras. El número anual de fracturas de cadera aumenta en proporción a la cifra de adultos mayores de la población general. Se calcula que en Estados Unidos ocurren cada año 200 000 fracturas de cadera, con un costo de millones de dólares, y se anticipa que el problema se triplique para el año 2040. En vista de que los resultados del tratamiento actual no son adecuados, han de explorarse otras posibilidades de atención que ofrezcan un modelo con desenlace positivo, como recuperación de la funcionalidad y la calidad de vida.

++

El incremento de la expectativa de vida de la población general exige promover medidas preventivas para evitar las fracturas en la población anciana, ya que la edad misma es un poderoso factor de riesgo. En algunos estudios se identifican la osteoporosis, las caídas, la falta de ejercicio, la raza blanca y otros como factores predisponentes.

++

A pesar de que la prevención es el factor más importante para reducir la incidencia de la fractura de cadera, el tratamiento multidimensional e interdisciplinario, así como los programas de rehabilitación, deben depurarse y mejorar para limitar la morbimortalidad y la incapacidad resultante en no pocas ocasiones.

++

Con el fin de valorar los factores implicados en la recuperación de la deambulación, la funcionalidad y la independencia de los pacientes que sufren una fractura de cadera se han realizado diversos estudios. Algunas veces se ha pensado que el tratamiento quirúrgico significa un esfuerzo y un costo inútiles, dado que los pacientes no se recuperan. Algunos informes alarmantes señalan que hasta la mitad de los pacientes muere a los seis meses y la mayoría no recupera su nivel previo de independencia. No obstante, estas cifras deben considerarse con cautela porque muchos de los afectados por una fractura tan grave como la de la cadera son viejos frágiles cuyas reservas fisiológicas están muy mermadas y por tanto son más susceptibles a las complicaciones, lo cual eleva la cifra de morbimortalidad no relacionada de manera directa con el problema ortopédico sino con factores subyacentes, el sustrato en que ocurre el problema.

++

Puesto que las circunstancias que rodean a la fractura son muchas, importantes y potencialmente graves, la participación del geriatra en esta eventualidad es indispensable. Por lo general, el paciente que se cae es frágil y muchas veces lo hace por problemas intercurrentes de salud, como neumonía, deshidratación, delirium, etc., que no corresponden a la ortopedia.

++...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.