Skip to Main Content

++

Introducción

++

Todavía prevalece la creencia de que las personas envejecidas no pueden someterse a un procedimiento quirúrgico tan sólo por tener muchos años, tanto en el público como entre muchos profesionales de la salud. Algunos creen que supone un gran riesgo y otros más radicales aducen que podría significar un desperdicio de recursos. Los pacientes que requieren tratamientos quirúrgicos deben recibirlos aunque estén muy viejos. El riesgo quirúrgico depende del estado general de salud del paciente, no de la edad cronológica. La pregunta no es si se pueden o no operar; el asunto central se relaciona más bien con los objetivos que se persiguen con el tratamiento quirúrgico, así como con el cuidado proporcionado durante la intervención; de forma adicional, hay que valorar la calidad de vida que puede preservarse mediante el procedimiento. En la actualidad, la cirugía programada de los ancianos se lleva a cabo de forma sistemática con buenos resultados; en realidad, si se excluyen los procedimientos obstétricos, al menos 40% de las operaciones quirúrgicas se practica en sujetos mayores de 65 años y esta cifra continuará en aumento en los siguientes años.

++

Los procedimientos más frecuentes en los pacientes envejecidos son: oclusiones y problemas vesiculares, problemas colorrectales por tumores o divertículos en el abdomen; cataratas, fractura de cadera, artrosis de rodilla, resección prostática, problemas vasculares, drenaje de hematoma subdural y cirugía cardiaca.

++

La cuestión del costo-beneficio se interpreta algunas veces parcialmente; se habla de vidas salvadas (o muertes postergadas), años ganados (en relación con la calidad de vida) y ahorros efectivos. El problema, desde luego, es también ético, ya que muchos pueden argumentar, desde el análisis profesional, que deben hacerse o no ciertas medidas de salud con base en el balance del costo-beneficio… hasta que los hechos los afectan personalmente y entonces los criterios cambian. Es necesario cada vez más contar con mejores factores de predicción para construir las propuestas más acertadas que no atropellen ni a las personas ni a las instituciones. En vista de que cada vez habrá más viejos, más vale reflexionar acerca de reorganizar los recursos y las propuestas al respecto. En ocasiones se aplazan o declinan ciertos tratamientos, que en verdad podrían significar ahorro de recursos y sufrimiento, si se practicaran oportuna y sistemáticamente. Otras veces el tratamiento forma parte de una visión paliativa que también debe practicarse. En la actualidad, la cirugía se debe realizar para mejorar condiciones que interfieran con la calidad de vida y evitar también la mortalidad. La meta principal del tratamiento podría ser precisamente el ahorro ulterior de gastos en salud, sobre todo cuando se evitan las urgencias (que triplican las complicaciones y la mortalidad) o cuando se conserva el estado funcional a través de los procedimientos quirúrgicos. En síntesis, la cirugía tiene grandes beneficios que ofrecer a los pacientes geriátricos, pero debe realizarse con los conocimientos, delicadeza y oportunidad necesarios.

++

De acuerdo con Katlic, las premisas de la cirugía geriátrica ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.