Skip to Main Content

++

Antecedentes

++

El incremento de la población de adultos mayores y sus necesidades exigió la formación de un técnico en gericultura que proporcionara cuidado integral en su medio ambiente y mejorara su calidad de vida. En 1975, la ONU solicitó a la Secretaría de Salubridad y Asistencia, de México, un informe de la atención y los cuidados que se prestan a la población anciana, y en tal informe se reconoce que si bien se iniciaba la geriatría con tímidos esfuerzos, no se contaba con el personal técnico preparado para atender a los adultos mayores.

++

En 1977, la Secretaría de Educación Pública tomó la iniciativa de crear la carrera de gericultura y diseñar el plan académico. Las enfermeras en salud pública Raquel Langarica Salazar (ya fallecida) y Gloria Corona Méndez fueron las encargadas de diseñar el currículo. En palabras de Langarica: “serán los ojos de los viejos, sabrán comprender lo que el paciente envejecido experimenta”. En sus inicios, se le llamó técnico en geriatría, tiempo después, en un contexto más amplio, se cambió por técnico gericulturista.

++

El plan de estudios se reestructuró en 1982, con la denominación de técnico profesional gericultista, y en 1985 se elaboró un nuevo plan de estudios con materias de tronco común y de especialidad. En el año de 1992, el plan de estudios adoptó la modalidad de bachillerato tecnológico, con la denominación de técnico en gericultura; se obtiene certificado, diploma y título.

++

En Europa, específicamente en España, es una especialidad bien conocida, dado el grado de envejecimiento de la población, y forma parte habitual de amplios modelos de atención gerontológica en contextos de corto y largo plazos de todos los niveles de atención sanitaria. En México, dada la creciente demanda de atención de los viejos, se busca formar a un técnico con otra perspectiva. Ya se había hecho notar que vejez no es sinónimo de enfermedad, y aunque había que manejar técnicas de enfermería, era necesaria una visión más amplia del proceso de envejecimiento desde todos los ángulos: afectivo, psicológico, social, cultural, físico, etc., y conocer el proceso de salud-enfermedad, prevención o rehabilitación. Desde su creación, lo anterior justifica la formación de personal técnico único con características híbridas.

++

Técnico profesional gericultista

++

En su formación, el gericultista adquiere técnicas de enfermería y rehabilitación específicas para ofrecer atención integral al anciano, sin dejar de lado la parte de promoción de la salud y prevención de sucesos que pueden tener consecuencias graves, como las caídas. La otra vertiente es la capacidad de intervención psicológica con el paciente, su familia y otros cuidadores, así como la mediación en conflictos; por último, en cuanto a educación se refiere, el gericultista tiene habilidades docentes para instruir a cuidadores formales e informales. Entre sus competencias se cuentan también conocimientos de tanatología, pues lo que se pretende es proporcionar bienestar hasta la muerte. Asimismo, su participación en actividades de investigación es muy ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.