Skip to Main Content

++

OBJETIVOS

++

  • Definir flujo sanguíneo renal, flujo plasmático renal, tasa de filtración glomerular y fracción de filtración, y dar valores normales.

  • Identificar la fórmula que relaciona el flujo, la presión y la resistencia en un órgano.

  • Reconocer los vasos sucesivos a través de los cuales fluye la sangre después de salir de la arteria renal.

  • Describir las resistencias relativas de las arteriolas aferente y eferente.

  • Comprender los efectos de cambios de las resistencias arteriolares aferente y eferente sobre el flujo sanguíneo renal.

  • Describir las tres capas de la barrera de filtración glomerular, y definir el podocito, el proceso (prolongación) podálico y el diafragma de hendidura.

  • Explicar cómo el tamaño y la carga eléctrica moleculares determinan la filtrabilidad de solutos plasmáticos; mencionar cómo la unión a proteína de una sustancia de bajo peso molecular influye sobre su filtrabilidad.

  • Identificar la fórmula para los determinantes de la tasa de filtración glomerular y explicar, en términos cualitativos, por qué la presión de filtración neta es positiva.

  • Comprender la razón por la cual la tasa de filtración glomerular es tan grande, en comparación con la filtración a través de otros capilares en el cuerpo.

  • Entender cómo la presión arterial, la resistencia arteriolar aferente y la resistencia arteriolar eferente influyen sobre la presión capilar glomerular.

  • Describir cómo los cambios en el flujo plasmático renal influyen sobre la presión oncótica capilar glomerular promedio.

  • Definir autorregulación del flujo sanguíneo renal y tasa de filtración glomerular.

++

FLUJO SANGUÍNEO RENAL

++

El flujo sanguíneo renal (RBF) es enorme en comparación con la masa de los riñones —alrededor de 1 L/min, o 20% del gasto cardiaco en reposo—. Al considerar que el volumen de cada riñón es de menos de 150 cm3, esto significa que cada riñón está perfundido con más de tres veces su volumen total cada minuto. Toda esta sangre se suministra a la corteza. A continuación, una pequeña fracción del flujo sanguíneo cortical es dirigida hacia la médula. La sangre entra a cada riñón en el hilio por medio de una arteria renal. Después de varias divisiones hacia arterias más pequeñas, la sangre llega a las arterias arqueadas que tienen una trayectoria a través de las partes superiores de las pirámides, entre la médula y la corteza. Desde éstas, las arterias radiales corticales se proyectan hacia arriba, hacia la superficie del riñón y emiten una serie de arteriolas aferentes, cada una de las cuales lleva a un glomérulo dentro de la cápsula de Bowman (véase figura 39-5). Estas arterias y glomérulos sólo se encuentran en la corteza, nunca en la médula. En casi todos los órganos, los capilares se recombinan para formar los inicios del sistema venoso, pero los capilares glomerulares en lugar de eso se recombinan para formar otro grupo de arteriolas, las arteriolas eferentes. Las arteriolas eferentes pronto se subdividen hacia un segundo grupo de capilares, los capilares peritubulares, que están profusamente distribuidos en toda la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.