Skip to Main Content

++

INTRODUCCIÓN

++
Manejo inmediato
++

Normalmente, las cardiopatías se manifiestan a través de síntomas de dolor torácico, disnea o dificultades respiratorias, paro cardiaco o síncope, o bien, choque. Debido a que estos síntomas son de presentación común en la sala de urgencias y pueden ser el resultado de patologías en diversos órganos distintos al corazón, se discuten en forma separada (capítulos 9, 10, 11, 13 y 14). Dado que casi cualquier cardiopatía es potencialmente mortal, en el presente capítulo no se ha hecho intento alguno por catalogar los trastornos con base en su gravedad ni por asignar prioridades de tratamiento.

++

SÍNDROME CORONARIO AGUDO

++

El síndrome coronario agudo (ACS) se refiere a un espectro de patologías que se desarrollan a partir de una irrigación insuficiente para satisfacer las necesidades metabólicas del miocardio. Los pacientes con un síndrome coronario agudo se presentan en un continuo clínico desde angina inestable a infarto al miocardio sin elevación del segmento ST e infarto al miocardio con elevación del segmento ST.

++

INFARTO AGUDO AL MIOCARDIO (OCLUSIÓN CORONARIA)

++

El infarto al miocardio se presenta cuando la irrigación arterial al miocardio disminuye o cesa de manera repentina, por lo normal se debe una ateroesclerosis coronaria con rotura de placas y oclusión repentina por un trombo; mientras que la vasculitis o los accidentes cerebrovasculares son causas menos comunes. La oclusión completa, más frecuentemente por un trombo, se encuentra en 80-90% de los pacientes con dolor torácico y elevación del segmento ST examinados mediante angioplastia coronaria al cabo de varias horas del inicio. En ocasiones, se encuentra que los pacientes que fallecen por infarto al miocardio presentan arterias sin evidencia de oclusión, y en estos casos, se presume que el infarto se debe a un espasmo de la arteria coronaria o trombosis con lisis total. El uso de cocaína se ha asociado con el infarto agudo al miocardio, probablemente a causa de espasmo coronario con o sin la formación de trombos intravasculares. En el infarto al miocardio, el músculo gravemente isquémico e infartado se contrae y relaja de manera deficiente, si es que no en absoluto, de manera que, si el infarto es extenso, puede presentarse una disminución del gasto cardiaco con insuficiencia cardiaca o choque. Después del infarto al miocardio, el ventrículo puede tornarse aneurismático o, incluso, puede estallar. Si el tejido conductivo presenta isquemia o infarto, es posible que se presenten anomalías de conducción. El endocardio infartado atrae plaquetas y fibrina que pueden formar coágulos murales que, más adelante, pueden causar una embolia. Durante el infarto agudo al miocardio, éste puede volverse electrónicamente inestable, lo que provoca arritmias que a menudo ponen en peligro la vida.

++

Al ocluirse una arteria coronaria, se presenta una necrosis que progresa con el tiempo y que pasa del endocardio al epicardio normalmente a lo largo de cuatro a seis horas. Cuando ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.